Opinión

Mininas by Chochi: Tiernos apliques es para las princesitas del hogar

Hoy en día las niñas pueden lucir diseños personalizados divertidos de varios colores, gracias a la nueva propuesta que ofrece una emprendedora guayaquileña.

GUAYAQUIL. Rosa Salguero, es la propietaria de la marca Mininas by Chochi, un emprendimiento que fue creado en el año 2014 y que va ganándose espacio en el diseño artesanal local. Ella confiesa que el amor por el diseño y la confección de diversos apliques lo tienen desde pequeña, algo que caracteriza su empresa.

“Veo algo que me gusta y lo hago. Es algo innato en mí. Me gusta mucho el reciclaje, uso jeans, telas, cintas, lentejuelas y más. Todos mis diseños son elaborados a mano, uso agujas, hilos y silicón”, explicó Rosa, quien reconoció que como meta a largo plazo desea elaborar ropa para niños y niñas.

Mininas by Chochi: ofrece al mercado todo tipo de accesorios para el cabello y apliques para niñas de distintas edades, además accesorios para mascotas, botellas decorativas, sorpresas para fiestas infantiles y más. Ella tiene como consigna principal personalizar cualquier modelo que el cliente desea comprar.

“Empecé con $10, comprando unas cintas, silicón y algunas cosas”, recalcó. Gracias a su esfuerzo y el toque original que le da a cada producto su negocio ya cuenta con gran aceptación en el mercado. “Mi familia son mis primeros clientes y mi hija Isabella de 3 años es mi modelo”, indicó.

Los precios de cada accesorio dependen del diseño, los más sencillos están desde $2 en adelante, varían según la dificultad, tamaño, cantidad. Para las botellas decorativas su valor promedio es desde $10.
Los pedidos se realizan a través de las redes sociales, Instagram, @mininasbychochi; Facebook, Mininas by Chochi; Twitter, @mininasbychcochi o llamar al 0995884799.

“Nunca se limiten, si no lo intentan no lo van a lograr, a pesar de los errores. Siempre cumplan sus sueños”, palabras de vida que emplea a diario Rosa en cada proyecto que se propone en la vida.

Uno de sus planes a corto plazo es seguir trabajando con la marca, adquirir una máquina de coser para confeccionar ropa para niños “Mi abuelito Aníbal Salguero, era un reconocido sastre en la ciudad, yo lo observaba todo el tiempo, de él aprendí mucho”, recordó con mucha añoranza esta emprendedora. (AGS/ La Nación)