Tecnociencia

Minería Submarina: una gran amenaza

La creciente demanda mundial de minerales y metales, incluido el uso de nuevas tecnologías, ha estimulado el interés de la gente por la minería del fondo marino. Sin embargo, los ambientalistas garantizan que estas acciones destruirán especies desconocidas para la humanidad.

El mar profundo cubre casi la mitad de la superficie de la Tierra y alberga un enorme rango de especies. Un 85% de las especies que viven en las áreas mineras no se encuentran en ningún otro lugar del planeta, por lo que la mayor parte de la vida puede perderse.

Estudios han demostrado que una vez que la minería destruye estos hábitats primitivos, es posible que los organismos que viven en ellos nunca se recuperen. Pocos son los que entienden el peligro que representan estas compañías mineras.

Siendo una de estos grupos ambientalistas “The Oxygen Project», uienes tienen como objetivo defender y concienciar sobre los ecosistemas que producen oxígeno. Además, de ayudar a promover y empoderar a las voces del medio ambiente para influir en los demás.

A pesar de que el mundo comienza a debatir sobre esta nueva forma de explotación minera. La verdad más allá de parecer novedoso, este sistema de explotación ha sido legislado y estudiado durante décadas. Por lo que esta organización busca encontrar un equilibrio internacional entre la minería «inminente» y la protección de los fondos marinos de diversas empresas.

Una de sus acciones es la firma de cartas online con el fin de exigir la moratoria por 10 años de la minería submarina. Esta petición será enviada al Secretario General de la ONU y a Peter Thomson diplomático, quien actualmente se desempeña como Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para el Océano.

Por otro lado Génesis Rodríguez, estudiante de Biología en la UG está de acuerdo con estas organizaciones ambientalistas y sus medidas preventivas. Menciona que estas acciones “tienen un impacto ecológico terrible más que nada por la mortalidad de organismos que puede haber abajo y la destrucción de hábitats a la hora de hacer la minería. No hay duda de que dañará el entorno hasta cierta escala. Y nosotros como sociedad debemos decidir que estos daños no son aceptables” termina por relatar.

Alexa Vaca/Guayaquil