Opinión

Milei logra la primera semana sin inflación en alimentos para Argentina en 30 años

En un hecho sin precedentes en tres décadas, la tercera semana de junio ha registrado una inflación del 0,0% en el sector de alimentos y bebidas, de acuerdo con el relevamiento de la consultora Econométrica, dirigida por Ramiro Castiñeira. Este dato representa la primera semana sin aumento de precios en 30 años y un hito significativo en la lucha contra la inflación en Argentina.

Desde la época del gobierno de Carlos Menem, Argentina no había experimentado una estabilidad de precios semejante. La inflación ha sido una constante en la economía argentina, afectando gravemente el poder adquisitivo de los ciudadanos y generando una persistente incertidumbre económica.

El informe de Econométrica muestra que en la segunda semana de junio, los precios de alimentos y bebidas aumentaron un 0,1%, y en la primera semana del mes, la subida fue del 1,2%. Con una inflación acumulada de solo el 0,1% en las dos últimas semanas, junio se perfila como un mes prometedor en términos de estabilidad de precios.

A nivel general, la inflación de junio se ubica actualmente en un 2,4%, con una proyección optimista para el resto del mes. Este descenso en la inflación es visto como una señal positiva de las políticas económicas implementadas por el gobierno de Javier Milei, quien asumió la presidencia con el objetivo de estabilizar la economía y reducir el déficit fiscal.

Históricamente, la inflación en Argentina ha sido alimentada por una política monetaria expansiva, especialmente durante el gobierno de Alberto Fernández, donde la emisión de moneda fue utilizada para financiar el gasto público y el déficit fiscal. Esta práctica llevó a Argentina a convertirse en uno de los países con mayor inflación a nivel mundial.

El cambio de rumbo bajo la administración de Javier Milei, caracterizado por un riguroso ajuste fiscal y la eliminación de la emisión monetaria, ha comenzado a mostrar resultados tangibles. La semana sin inflación en alimentos y bebidas no solo marca un logro histórico, sino que también ofrece un rayo de esperanza para un futuro económico más estable y predecible.