Ciencia

Microorganismos antárticos para una industria más limpia y sustentable

Algunos de estos pequeños organismos y sus biocompuestos sirven para disolver grasas, petróleo, o tienen propiedades antibacterianas y antibióticas.

ANTÁRTIDA. En la Antártida habitan microorganismos que se pueden usar en la elaboración de medicamentos, cosméticos y otros productos, una aplicación que permite sustituir procesos químicos muy contaminantes por otros más limpios y contribuir a la sustentabilidad de la industria.

Los expertos buscan lo que denominan “extremófilos”; pequeños organismos microscópicos capaces de sobrevivir en ambientes extremos como el “continente blanco”, con temperaturas bajo cero y una elevada concentración de agua salada.

La chilena Jenny Blamey, de la Fundación Biociencia, viaja desde 2008 a la Antártida buscando bacterias, enzimas y otros microorganismos que puedan tener alguna aplicación en la industrial.

Esta bioquímica con un doctorado en Estados Unidos ha recorrido Siberia, el Ártico y varios puntos de Chile estudiando los “extremófilos”, aunque reconoce que la Antártica es un lugar único para ese tipo de investigación.

“A diferencia de lo que piensa la mayoría de la gente, si bien más del 70 % de la superficie de la Antártica está cubierta de hielo, contiene todos los tipos de ambientes extremos que alguien como yo puede encontrar”, explica en una entrevista con Efe.

“Hay volcanes activos, salares, hielo a la orilla del mar, sitios donde hay hielos eternos y suelos geotermales. Para mí es el paraíso de los extremófilos”, añade.

Acompañada de María Ángeles Cabrera, alumna de doctorado en biotecnología de la Universidad de Santiago (Usach), y Jairo Pereira, alumno de Ingeniería en Biotecnología, Blamey ha participado estas últimas semanas en la 51 edición de la Expedición Antártica Chilena, organizada por el Instituto Antártico Chileno (INACH).

Los investigadores han tomado muestras de sedimentos terrestres y marinos en lugares como la Isla Decepción, en el archipiélago de las Shetland del Sur.

Este misterioso lugar fue un importante puerto ballenero en el siglo pasado y se creó a partir del derrumbe de un volcán que entró en erupción por última vez en 1969.

Isla Decepción es una importante fuente de “extremófilos” porque en sus orillas hay microorganismos que viven en las gélidas aguas antárticas y otros que lo hacen a más de cien grados en las pequeñas fumarolas que emergen de la arena debido a la actividad volcánica.

Blamey y su equipo toman muestras de sedimentos bajo una fina pero persistente lluvia en Isla Decepción y después los cultivan en el laboratorio, para aislar losmicroorganismos.

Luego los identifican y buscan proteínas y otros compuestos que “puedan tener alguna aplicación en la vida de los seres humanos”, explica.

Durante estos últimos años ha identificado unos 300 microorganismos, de los que cerca del 70% no habían sido descritos con anterioridad. (Efe/La Nación)