Economía

Michel Temer impulsa su ajuste económico: «Yo no tengo la cobardía que existía en el pasado»

El presidente brasileño indicó que no le preocupa su baja popularidad y culpó a sus antecesores por no reducir el gasto público: “Alguien tiene que hacerlo”

BRASIL. El presidente brasileño, Michel Temer, afirmó que su país «está como está» por la «cobardía que existía en el pasado» para impulsar las medidas económicas que propone, en las que destaca el techo al gasto público, una nueva legislación laboral y una reforma del sistema jubilatorio.

En un reportaje ofrecido desde el Palacio del Planalto a los periódicos argentinos La Nación y Clarín, el ex vicepresidente de Dilma Rousseff manifestó no estar preocupado por su baja popularidad. «Necesito el apoyo del Congreso. En la medida en que se comiencen a aprobar las medidas, voy a ir popularizando mi imagen», explicó.

Según sondeos recientes, su imagen positiva apenas llega al 13 por ciento. Sin embargo, afirmó no tener «cobardía» para llevar adelante la reestructuración, en medio de la mayor recesión de Brasil en las últimas décadas: «Si alguien no tiene el coraje de hacer la reforma, el país no se salva».

En ese sentido, reiteró que no tiene «una preocupación electoral», por lo que su interés está puesto en «colocar el país sobre las vías». Por ello, consideró que el gasto del Estado «creció de forma irracional», y que si se aprueban sus propuestas, Brasil comenzaría a recibir nuevas inversiones. «Calculo que a mediados del año próximo ya la economía se habrá recuperado», apuntó. El líder del PMDB, ex aliado del Partido de los Trabajadores (PT), negó que haya una persecución política contra la agrupación de Dilma Rousseff y Lula da Silva, y resaltó que hay «cinco o seis partidos que son objeto de investigación».

Además, subrayó que la investigación que lo involucra en el marco del Petrolão es de forma preliminar y afirmó que «ha incentivado» las pesquisas de Lava Jato, por los escándalos de corrupción de la estatal Petrobras.

En cuanto al proceso de impeachment, que destituyó a Rousseff de la presidencia, Temer apuntó que a su ex compañera de fórmula sufrió de «una falta de diálogo con el Congreso», y opinó que «es difícil distinguir la legitimidad de la legalidad» del proceso. (INFOBAE)