Deportes

Michael Arroyo: Ya estamos grandecitos

El futbolista ecuatoriano acepta que haya multas en el América debido al mal comportamiento que demostraron.

MÉXICO. Un vestidor de futbol tiene cosas difíciles de comprender, como la personalidad de cada uno de sus jugadores bajo diferentes circunstancias. El América pagó alto las facturas al perder con Pumas la liguilla y hacer un papelón ante el Guangzhou de China en el Mundial de Clubes. Habla de algo tan sencillo y complicado a la vez como la madurez de sus futbolistas.

Michael Arroyo hace el balance del año. El sabor es agrio por lo que pasó al final y entiende que hay cosas que deben cambiar para el 2016 si quieren mejorar.

“Es responsabilidad de todos, somos un grupo y estamos en el mismo objetivo todos. Es una realidad que tenemos que cambiar varias cosas.” Las Águilas perdieron los estribos a la hora justa en que más ecuanimidad necesitaban. Cuatro expulsiones ante Pumas en la liguilla y peleas al interior del grupo, señalan que hay una anarquía en el club.

Lo que pasó fue que Darwin Quintero y Rubens Sambueza, víctimas de la desesperación y frustración, protagonizaron una pequeña trifulca en plena cancha. Y no solo eso, sino que también llevó a una discusión entre dos jugadores del conjunto de Ambriz.

Rubens Sambueza, el capitán, le recriminó a Quintero el error y el colombiano no se lo tomó de la mejor forma. De hecho, se encaró con su compañero de equipo y le propinó un pequeño cabezazo, en una acción impropia entre dos jugadores de un mismo equipo.

“Ya hablamos todos de eso. La pelea de Sambueza y Quintero en Japón fue lo último. Ellos y todos en el equipo ya estamos grandecitos para hacer esas cosas. Hablamos de que no deben haber más expulsiones ni peleas. Pueden decir muchas cosas, pero creo que el equipo ahora está tranquilo.”

Los jugadores del América desean pasar el mal trago y tener un crecimiento en doble sentido, personal y deportivo, por lo que se someterán a las exigencias de la directiva y las multas que puedan existir. “Hablamos al regresar del Mundial de Clubes, sobre las expulsiones y peleas. Da pena lo que quedó de imagen, porque estamos en un club prestigioso y ofrecemos disculpas a mucha gente porque no es el comportamiento correcto.”

El producto de la estabilidad será entonces que los jugadores más indisciplinados y, en general, todos en el plantel tengan que devengar de su sueldo las expulsiones y castigos internos que haya. Les será entregado hoy un aviso cuando se presenten a entrenar en Coapa. “Aceptamos las multas porque la verdad somos jugadores profesionales y ya estamos grandes, por lo que tenemos que comportarnos con educación en el terreno de juego”, advirtió. (Excelsior/DO/La Nación)