Internacional

Merkel recibe a Tsipras

La portavoz subrayó que en todo caso, aunque se aborde esta cuestión, quien debe decidir sobre la nueva remesa de reformas en Grecia es el Eurogrupo, y no Alemania.

BERLÍN. La canciller alemana, Angela Merkel, desea tener una larga y profunda reunión con Alexis Tsipras, el primer ministro griego, pero se mantiene enrocada en los dos grandes escollos que separan a ambos: el rescate y las reparaciones de guerra.

La portavoz adjunto del Ejecutivo alemán, Christiane Wirtz, señaló que la canciller quiere “profundizar” sus relaciones con Tsipras y que los dos líderes mantendrán una doble sesión de trabajo -un formato inusualmente largo- con reunión y cena.

No obstante, agregó de seguido, “Berlín mantiene su postura” en cuanto al rescate griego y sostiene que “nada ha cambiado”: la ayuda acordada para Atenas tiene una “condición” que el país heleno debe cumplir.

La “base” de la negociación con Grecia es el acuerdo alcanzado por el Eurogrupo el pasado 20 de febrero, y los socios de Atenas están esperando a que el Gobierno heleno “concrete” y “especifique” las reformas que propuso (en sustitución de las que se negaba a implementar del segundo programa de rescate), afirmó Wirtz.

“El objetivo declarado es que Grecia permanezca en la eurozona”, señaló Wirtz, pero Atenas debe cumplir las “condiciones”.

Martin Schäfer, portavoz de Exteriores, subrayó por su parte que en el tema de las reparaciones de guerra (que Atenas exige a Berlín en pago por la ocupación nazi de Grecia durante la II Guerra Mundial), “no hay nada nuevo”.

El Gobierno griego lleva semanas insistiendo en que Alemania debe reparar económicamente los daños causados durante la II Guerra Mundial por el Ejército nazi, así como devolver un crédito al que el Banco de Grecia fue obligado por los ocupantes.

El Gobierno alemán ha asegurado en los últimos días que ambos asuntos están cerrados desde el tratado que permitió la reunificación del país, pero distintos expertos y miembros del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) -socio minoritario de Gobierno con Merkel- han apuntado en los últimos días que esto podría no ser así. (Efe/ La Nación)