Deportes

Merecido Homenaje

HÍPICA. Hoy, domingo 6 de diciembre, hombres valiosos y que aportaron para el desarrollo de la hípica en Guayaquil, serán homenajeados.

GUAYAQUIL. Hoy, domingo, se corre en el Hipódromo Buijo el Clásico en honor de Antonio J. Aguirre Avilés, un verdadero puntal fundamental de la hípica guayaquileña  y gestor principal del desarrollo del deporte de los reyes. Además propulsor desde muy joven,  desde el año 1944, en Hipódromo antiguo en la calle Guaranda, donde fue concesionario de apuestas.

Luego fue representante en Guayaquil, del Hipódromo La Carolina de Quito, que enviaba la señal por radio y teléfono a la agencia que quedaba en la calle Boyacá  y Clemente Ballén, en la que se apostaba  sobre las carreras  de Quito. Aquí, se superaba en valor al que se apostaba en la capital, esto fue entre los años 1951 -1955.

Fue el hombre de trabajo incansable que apasionado por las carreras de caballo laboró de sol a sol construyendo, supervisando y gerenciado los hipódromos: Santa Cecilia, Costa Azul, Buijo, y Carlos Aguirre Avilés. Él era un personaje sin prejuicios, igual le era andar con saco y cortaba y acto seguido, ponerse un jean y trabajar de jornalero.

Hombre generoso y de buen corazón, sin ningún apego al dinero y poco afecto a las  figuraciones, algunas  veces incomprendido por pocos, pero admirado y respetado por la mayoría, ayudó a quien se lo solicitaba a cambio de nada, confiaba en sus amigos con un solo estrechón de manos.

Se rinde homenaje además, a su hijo Doctor Jorge Aguirre Medina, quién también fue gerente del Hipódromo Costa Azul de Salinas y distinguido veterinario que trajo al Ecuador el test de Coogins para detectar la anemia infecciosa equina que tantas bajas produjo al activo caballar.

Por su propia iniciativa fundó el Stud Book Ecuatoriano de caballos F.S.C., desde el año 1956, que es el equivalente al Registro Civil, institución indispensable  para la seguridad y el fomento de la actividad hípica. También será homenajeada la institución, disputando una interesante competencia.

La tarde dominical se complementará rindiendo honores a Martín Aguirre Avilés, quién fue el primer subgerente y administrador del Hipódromo Santa Cecilia, además, de propietario de caballos. Así como también, un justo homenaje a Martín Avilés Suárez, a quién la familia Aguirre lo consideró el hermano número 14, distinguido hípico y propietario de algunos caballos destacando la copropiedad del crack Mar Negro. (La Herradura/La Nación)