Deportes

Merecido homenaje a un hípico completo

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Escribir sobre tu padre es una misión difícil, por los gratos recuerdos y la nostalgia que conlleva. Nació en Guayaquil, el 13 de julio del 1.924, siendo el quinto de trece hermanos, sus padres Juan X. Aguirre Oramas y María E. Avilés Elizalde les inculcaron muchos valores, para mí los dos más importantes fueron la honorabilidad y la lealtad que heredamos toda su descendencia.

La hípica fue la pasión de la familia y sin temor a equivocarme el que más ejerció esa pasión fue mi padre, no quisiera desmerecer las enormes cualidades de ninguno de mis tíos pero él fue capaz de practicar absolutamente todos los quehaceres de un hipódromo desde utilizar un pico y una pala para abrir un surco para evacuar agua o sembrar un árbol, mientras ejercía la Gerencia General de la Institución, vendedor de boletos cuando alguien faltaba o preparar la gallina ciega del 5,6 y 7 y rematista de caballos. Su preparación en el mundo de la hípica data desde el año 1.942 cuando fue concesionario de las apuestas en la tribuna popular del hipódromo del parque Forestal en la que inició el sistema de remates en las carreras y luego lo mismo en el hipódromo La Carolina de Quito del que fue su representante en Guayaquil desde el año 1.950 hasta el año 1955.

1-5

(1990) Recorrido de reconocimiento en el haras del Sr. Luis Baker.

Fundó el Stud Book Ecuatoriano en el año 1.956 que lo relacionó con toda la hípica de América de Sur, donde hizo grandes amigos a nivel dirigencial de los hipódromos y de los criadores de caballos.

1-3

(1980) Hipódromo Buijo recibiendo a un ejemplar ganador. 

Su otra pasión fue el tenis, llegó a ser campeón nacional en singles y dobles, llegando a representar al país en campeonatos Suramericanos y bolivarianos.

1-4

Guayaquil Tenis Club (1952), finales de algún campeonato local acompañado de Carlos Icaza Coronel, Francisco Segura Canon y Pedro Pablo Gómez Sanchez. 

En nombre de la familia, gracias por este sencillo homenaje.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.