Internacional

Mercosur aboga por hacer llegar su Declaración Sociolaboral a los ciudadanos

En este sentido, la actualización del texto amplía los términos en los que se aborda este asunto en comparación con la redacción del mismo artículo en el original.

MONTEVIDEO. El Mercosur quiere hacer llegar su Declaración Sociolaboral a los trabajadores de los países miembros del bloque para que los ciudadanos no dejen de «pedir sus derechos por no conocerlos», dijo hoy a Efe en Montevideo el alto representante del grupo suramericano, Florisvaldo Fier.

A comienzos de noviembre, se presentó en la capital uruguaya la revisión del documento, firmado el pasado 17 de julio por los presidentes de Argentina (Cristina Fernández), Uruguay (Tabaré Vázquez), Paraguay (Horacio Cartes), Venezuela (Nicolás Maduro) y Brasil (Dilma Rousseff) y que actualizó el original de 1998.

En este sentido, Fier subrayó que hubo un avance «bastante grande» con respecto al texto original, y destacó la necesidad de que eso sea conocido por la población.

«Si solamente los Gobiernos firman los acuerdos pero el trabajador no los conoce, este no va a migrar en busca de empleo porque no sabe lo que está garantizado y tampoco va a pedir sus derechos por no conocerlos», opinó el alto representante del Mercosur.

A pesar de ello, Fier aseguró que «este marco de conquista de derechos» todavía no está estabilizado, por lo que se «puede avanzar más» y lograr que no se produzcan asimetrías en su aplicación por parte de los países miembros del Mercosur.

Sobre ese asunto, destacó la importancia que tiene la comisión de acompañamiento en el seno del bloque para supervisar la aplicación real y el cumplimiento de los aspectos recogidos en la Declaración Sociolaboral del Mercosur en los países que lo integran -Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela-.

Uno de los puntos en los que se centra la actualización de la Declaración Sociolaboral del Mercosur es la cuestión de género e igualdad de oportunidades.

En opinión de Fier, fundamentada en los últimos estudios de la CEPAL sobre el tema, existe mucha desigualdad entre hombres y mujeres en los países de la región en cuanto al acceso al empleo y a la renta que perciben unos y otros por la realización de una misma actividad profesional.

En este sentido, la actualización del texto amplía los términos en los que se aborda este asunto en comparación con la redacción del mismo artículo en el original.

Además, el nuevo documento incluye la promoción de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en lo que atañe al acceso a puestos de relevancia en las empresas e instituciones públicas, en la remuneración, las condiciones de trabajo, la protección social, la educación y la conciliación laboral y familiar, entre otros aspectos.

El alto representante del bloque participó hoy en Montevideo -donde Fier desarrolla su trabajo- en un foro sobre los desafíos para Uruguay en cuanto a la Declaración Sociolaboral del Mercosur y en la que participó el Ministro de Trabajo y Seguridad Social del país, Ernesto Murro, así como representantes de la patronal y los sindicatos.

El titular de la cartera de Trabajo de Uruguay señaló sobre el documento que es la «reafirmación de lo que son derechos laborales y de seguridad social básicos» para los trabajadores y que apoya a las empresas sostenibles y fomenta la negociación colectiva en los países del grupo.

Murro también señaló que es necesario seguir avanzando en materia laboral en la región para superar «algunas carencias», como las «detectadas», según el ministro, en el cumplimiento de los derechos de los trabajadores en Paraguay.

Por otro lado, ante el impacto laboral que puede tener un eventual acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europa -en el cual todavía no se ha producido el intercambio de ofertas-, Murro opinó que debe incluir acuerdos laborales y exigir determinadas «condiciones medioambientales y ecológicas».

Por su parte, Fier dijo que a pesar de que todavía está «todo abierto» en relación a ese acuerdo, entiende que en él se deben contemplar las relaciones entre «capital y trabajo» además de las comerciales y económicas. (Efe/ La Nación)