Opinión

MERCADO GLOBAL DE LOS FERTILIZANTES.

Emilio Gallardo González
Observatorio de Políticas Públicas Agropecuarias-OPPAGRO

emilioegallardog@gmail.com

Según los datos de diciembre de 2023 del Sistema de Información Agrícola -OECD y Banco Mundial, los precios de los fertilizantes alcanzaron sus niveles más altos entre marzo y mayo de 2022. Este aumento se atribuye a la creciente demanda posterior a la pandemia de Covid-19 y al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Aunque los precios han experimentado una disminución desde ese periodo, aún se mantienen elevados en comparación con el promedio histórico.

En relación con la evolución de los precios internacionales por tonelada métrica de la Úrea de acuerdo a la información de la empresa Bloomberg, al inicio del 2019, el precio era de $260. Este se incrementó a $925 en marzo del 2022 y, para diciembre de 2023, alcanzó los $330, lo que representa 2.80 veces menos al valor pico del 2022, pero aproximadamente 27% mayor a la cotización de la pre pandemia.

De la misma manera, los precios del Fosfato Diamónico (DAP-18-46-0) y Muriato de Potasio (MOP-KCL), a principios de 2019 eran de $382.13 y $215.50 por tonelada métrica, respectivamente. Alcanzaron su valor máximo  en marzo de 2022, llegando a de $938 y $563 respectivamente. En la actualidad, los precios han disminuido aproximadamente un 43% para el DAP y un 42% para el MOP, con respecto a sus precios más altos del 2023.

En cuanto a los factores que incidieron en la oferta de fertilizantes, el informe indica que la crisis tuvo un impacto temporal en los suministros. Las sanciones comerciales a Rusia afectaron el abastecimiento y presionó al alza  precios de este insumo. No obstante, cabe destacar que las restricciones sobre los fertilizantes fueron levantadas.

Otro factor que tuvo un impacto en la oferta fue el aumento de los costos de producción debido a los precios crecientes del gas natural, la principal materia prima para la mayoría de los fertilizantes nitrogenados.

El informe destaca que el aumento de precios afectó la demanda mundial de fertilizantes, pero esto no resultó en una reducción de las cosechas a nivel mundial. Aunque los usos globales de macronutrientes disminuyeron en los dos últimos años, su impacto en el rendimiento fue limitado. Además, los centros de investigación de los países exportadores de cereales están trabajando para mejorar la eficiencia en el uso de los abonos químicos, lo que se traducirá en tasas de aplicación más bajas sin afectar los rendimientos.

En el caso de Ecuador, a pesar de la producción de petróleo, no se desarrolló la industria petroquímica, lo que incrementa la vulnerabilidad del país frente a eventos externos como la crisis de los fertilizantes. Igualmente, debemos resaltar la importancia de la investigación agrícola en el manejo eficiente de la fertilización, lo que coadyuvará a disminuir los costos de producción y a promover la sostenibilidad del sector agropecuario.