Opinión

MEJORES DIAS PARA EL AGRO.

Ing. Pedro Álava González. M.Sc 
Ingeniero agrónomo; Sunrise, Florida, EE.UU.

 

Felicito a la clase profesional del agro de manera general. Es muy grato en estos cruciales momentos para el agro, leer artículos técnicos de muchos colegas competentes que están aportando con sus muy particulares experiencias, diversas formas de visualizar los múltiples obstáculos que nuestro campesino y agricultor atraviesa. Cuando todo un conglomerado de profesionales del agro se hace presente, son señales y manifestaciones de que la capacidad de nuestro agro de soportar tanto olvido debe terminar y que su resiliencia se está agotando.

Puedo afirmar categóricamente y con enorme responsabilidad que la investigación Base o fundamento sobre nuestro sector agropecuario ya existe aunque pocos conocen de ella, verbo y gracia; el MAG posee en sus archivos los múltiples caminos básicos para mejorar la productividad del agro, y puedo mencionar como ejemplo, la existencia de vasta información técnica disponible sobre geología, edafología, hidrología inclusive, superficies en producción que ha venido actualizándose hasta el día del hoy y todo reposa en el MAG.

Desde 1982 cuando PRONAREG y ORSTON de Francia armaron con prolijidad nuestro mapa Agropecuario, es decir, hace 39 años, in situ y con ayuda de imágenes Satelitales ya fue información técnica disponible pero el que no sabe es como el que no ve, así que pocos conocieron como utilizarla y aplicar esta información básica para reorientar el desarrollo del agro.

Desafortunadamente debo ser muy enfático mencionando que en tanto y en cuanto no tengamos un presidente con vocación agropecuaria al igual que “Plaza Lasso” o “Febres Cordero” que lleven desde el vamos a nuestro sector como su proyecto de gobierno más emblemático y primordial, nada cambiara lo aseguro.

En este siglo quien no entienda que solo con la ciencia y la tecnología saldremos adelante, no sirve. Verbo y gracia; En el tema del riego y el drenaje, quienes aún estén preocupados en regar desperdiciando el agua mediante métodos por gravedad (Excepto Arroz) no sirve. Quien crea que puede drenar solo por gravedad y no por bombeo con lluvias de hasta más de 4 pulgadas/ hora y sigue dependiendo de la permeabilidad del suelo, no sirve. Quien no admita el manejo automatizado y la robotización del agro para fertilizar, control de plagas y enfermedades hasta recolección y cosechas, no sirve. Quien no admita el otorgamiento de préstamos al campesino con supervisión y control, no sirve.

Quien no acate el direccionamiento emitido por la FAO de encaminarnos hacia una agricultura inclusiva, resiliente y sostenible tampoco sirve.

Reitero son los tiempos de la denominada «automatización agrícola» o «agricultura de precisión», Acá en USA al uso de tecnología y sistemas automatizados para mejorar la eficiencia, la productividad y la sostenibilidad de las operaciones agrícolas es la gran tendencia. Algunos de los usos de la automatización en el sector agrícola incluyen: Maquinaria agrícola automatizada: Los tractores, cosechadoras y otros equipos agrícolas pueden estar equipados con sistemas de navegación por GPS y control automático para realizar tareas como la siembra, la cosecha y el riego de manera precisa y eficiente.

Los sistemas de riego pueden programarse para entregar la cantidad adecuada de agua a las plantas en función de las necesidades y condiciones climáticas. Esto ayudara a conservar agua y a evitar el desperdicio. La automatización permite el uso de sensores y drones para recopilar datos sobre las condiciones de los cultivos, como la humedad del suelo, la temperatura, la calidad del suelo y la salud de las plantas. Esta información ayuda a los agricultores a tomar decisiones informadas sobre el manejo de cultivos.

Mediante el uso de datos recopilados de manera automatizada, los agricultores pueden optimizar la aplicación de químicos no sintéticos como fertilizantes, pesticidas y otros insumos agrícolas, reduciendo la contaminación del medio ambiente y nuestros alimentos, bajando los costos y minimizando el impacto ambiental. En la ganadería, aquí en USA, la automatización se utiliza para la alimentación automatizada, el ordeño automático y el seguimiento del estado de salud de los animales.

Finalmente, esta paradoja por alcanzar la prosperidad del agro debe entenderse que el sector no crecerá por “Generación Espontánea” y tampoco no emergerá enfocándose en un solo factor de la producción, en fin, no se puede construir un edificio sin un buen calculo técnico del basamento requerido para sostenerlo, así se tiene que entender para nuestro desarrollo agropecuario, debemos dar urgentes saltos tecnológicos en firme y para eso necesitamos un presidente con vocación agropecuaria que entienda la importancia de la ciencia y la tecnología para prosperarlo.