Internacional

Un médico usó su propio esperma hasta 50 veces para inseminar en su clínica de fertilidad: los hermanastros buscan conocerse

 Pruebas de ADN indican que al menos ocho pacientes habrían sido inseminadas por Donald Cline en los años 70, pero sospechan que puede haber muchas más. El especialista fue acusado de obstrucción a la Justicia tras reconocer y luego negar los hechos

EE.UU. Un médico de Indiana, en Estados Unidos, admitió haber usado su propio esperma para inseminar a los pacientes de su clínica de fertilidad en los años 70. Su material genético habría sido usado hasta 50 veces.

Donald Cline usó su esperma porque no tenía disponible a algún donante. En conversación con Fox59, el médico indicó que no buscaba ser el padre de los bebés así concebidos, sino que pretendía ayudar a familias “devastadas” por la imposibilidad de procrear.

Cline, de 77 años, confirmó los hechos en una declaración jurada, antes de negar “categóricamente” en una carta haber usado su propia muestra para la inseminación de sus pacientes.

Por ello, el médico retirado en 2009 fue acusado de obstrucción a la Justicia, en el marco de una investigación por las quejas presentadas por personas nacidas por inseminación.

El escándalo se conoció cuando una de las hijas tomó una prueba de ADN y halló que estaba relacionado con al menos ocho personas en una base de datos. Otros dos hijos, que se enteraron que sus madres fueron tratadas por Cline, se sometieron a análisis y descubrieron que su ADN estaba relacionado con 70 familiares del médico.

Cline había prometido a sus pacientes que, en cumplimiento con las disposiciones legales, las muestras no serían usadas más de tres veces. Además, solía decir que los donantes eran estudiantes de medicina u odontología.

“Es enfermante pensar que continuó con esas prácticas hasta la época en que tenía 70 años”, indicó uno de los hijos, durante una audiencia judicial. Por su parte, una de las hermanastras aseguró que sólo le interesaba saber cuántos parientes tenía en la misma situación. “Quiero saber toda la verdad posible, pero en el fondo sé que nunca conoceré la realidad completa sobre cuántos somos”, añadió.

Por su parte, Alicia Nevins, quien recibió tratamiento por parte de Cline en 2002 y quedó embarazada, exigió al especialista que se someta a un examen de ADN para saber si era el padre de su hijo. “Debería pagar por el análisis a cualquiera que tenga dudas, porque él causó está situación”, afirmó a CBS. (INFOBAE)