Internacional

‘Me dio miedo’: migrantes no saben si podrán pedir asilo por la orden de Biden

En las ciudades mexicanas ubicadas a lo largo de la frontera con Estados Unidos, los migrantes están a la expectativa por la nueva y restrictiva medida ejecutiva.

Fabiola Yépez, madre venezolana de 20 años, estaba refugiada bajo un puente en Ciudad Juárez, México, con su hijo pequeño cuando se enteró de la nueva orden ejecutiva del presidente Joe Biden que restringe la concesión de asilo.

A pesar de que el día anterior vio cómo, al otro lado de la frontera, soldados estadounidenses disparaban proyectiles no letales contra los migrantes, planeaba tratar de cruzar a Estados Unidos el miércoles, pocas horas después de que la orden entrara en vigor.

“Debo intentarlo, quizá no es como dicen, y no me regresan para atrás”, dijo Yépez. “Me dio miedo y luego con mi niño en brazos, es muy difícil todo”.

Tras la nueva orden, los migrantes dispersos a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México intentan comprender cómo los afectará esa medida, que es la política fronteriza más restrictiva instituida por Biden. La directiva permite que Estados Unidos cierre de manera temporal la frontera a los solicitantes de asilo cuando el promedio de siete días de cruces ilegales diarios alcance los 2500.

El miércoles, en algunos puntos de la frontera, parecía haber confusión sobre si la orden había entrado técnicamente en vigor y si los agentes fronterizos debían aplicarla. Los responsables de los refugios y los trabajadores humanitarios en México también se esforzaban por comprender sus implicaciones.

A woman sits with her child in her arms.

Una mujer sostenía a su hijo de 2 años mientras esperaba en medio de la maleza para cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, el martes, en Ciudad Juárez.Credit…Paul Ratje para The New York Times

Juan Fierro García, director de El Buen Samaritano, un albergue para inmigrantes ubicado en Ciudad Juárez, justo al otro lado de la frontera con El Paso, dijo que la nueva política podría implicar una mayor presión para su centro y otros albergues locales si se rechaza a un gran número de personas migrantes.

Señaló que en la actualidad hay relativamente pocos migrantes en la ciudad, lo que refleja un fuerte descenso desde principios de año, resultado del aumento de las medidas coercitivas implementadas por México para alejar a las personas de la frontera y trasladarlas a otras regiones del país.

Fierro García dijo que, en su mayoría, los ocupantes de su albergue eran familias que llevaban meses esperando una entrevista con funcionarios estadounidenses de migración a través de CBP One, una aplicación utilizada para agendar citas de solicitud de asilo. Pero, a pesar de que el refugio solo albergaba a 55 personas en un espacio previsto para 280, Fierro García dijo que la comida estaba escaseando.

“No tenemos el alimento suficiente, no tenemos los medios necesarios para recibir a más personas por ahora”, dijo.

Algunas personas seguían entrando en Estados Unidos el miércoles por la mañana, lo que refleja las limitadas excepciones a las nuevas restricciones, incluidos los menores que cruzan la frontera solos, las víctimas de la trata de personas y quienes utilizan la aplicación CBP One. En algunos lugares tampoco estaba claro si la orden ejecutiva se iba a aplicar inmediatamente.

A migrant trying to get through a razor wire fence.

Migrantes trataban de abrir un agujero en la valla de alambre de concertina que se ha instalado a lo largo de la frontera en Ciudad Juárez.Credit…Paul Ratje para The New York Times

En Mexicali, al otro lado de la frontera con Calexico, California, más de una decena de migrantes, que podrían haber procedido de Haití y tenían cita con CBP One, pudieron cruzar hacia Estados Unidos el miércoles por la mañana. A otros, sin embargo, se les denegó la entrada.

Fuente: The New York Times