Internacional

Masivos cabildos ciudadanos en Bolivia piden nuevas elecciones sin Morales ni Mesa

Los cabildos, conforme el artículo 11 de la Constitución boliviana, son mecanismos constitucionales de democracia directa y participativa en los cuales las ciudadanas y ciudadanos se pronuncian pública y directamente sobre políticas y asuntos de interés colectivo.

La Paz.- Los masivos cabildos simultáneos en las ciudades de La Paz (oeste), Santa Cruz (este) y Cochabamba (centro) aprobaron la noche del jueves una serie de puntos que destacan el rechazo a la auditoría a los últimos comicios, renuncia del presidente Evo Morales y nuevas elecciones sin la participación del mandatario ni el opositor Carlos Mesa, que obtuvieron en las elecciones el 83,5% del total de votos.

Además, los cabildos, que son convocatorias del pueblo contempladas en la Constitución, definieron ratificar la independencia política partidaria de la movilización nacional que exige la anulación de las elecciones.

Los cabildos, conforme el artículo 11 de la Constitución boliviana, son mecanismos constitucionales de democracia directa y participativa en los cuales las ciudadanas y ciudadanos se pronuncian pública y directamente sobre políticas y asuntos de interés colectivo.

Una de las conclusiones del cabildo de La Paz, a la que se sumó Cochabamba, señala «mantener la lucha hasta la renuncia del presidente Evo Morales y la independencia política del movimiento con la arenga ‘ni Mesa ni Evo Morales'».

Otro punto determinó rechazar la segunda vuelta y la auditoría a las elecciones por ser «una maniobra «distraccionista» para desmovilizar la lucha del pueblo y mantener a Evo Morales en el poder».

Santa Cruz también exigió que se realicen unas nuevas elecciones, sin la participación del binomio Morales-García Linera y sugirió que la fecha sea la misma prevista para una segunda vuelta: el 15 de diciembre.

Mientras se producía el pronunciamiento de los cabildos, diferentes sectores de la ciudadanía, entre un sector de los cocaleros de Adepcoca y universitarios, pretendieron ingresar a la fuerza a la Casa Grande del Pueblo en La Paz, acción que fue reprimida por la Policía con agentes químicos.

Por su lado, el presidente Morales descartó este jueves que se vaya a dictar un ‘estado de sitio’ en Bolivia ante las movilizaciones que persisten por las denuncias de ‘fraude’ en las elecciones generales del 20 de octubre.

«Yo tengo tantos pedidos de estado de sitio, que salgan las Fuerzas Armadas, quiero que sepan, no va a haber estado de sitio, no van a salir las Fuerzas Armadas a las calles, la Policía con mucho esfuerzo está resistiendo estas arremetidas, estas provocaciones que vienen de los opositores», dijo.

El vicepresidente de la nación, Álvaro García Linera, aseguró que nunca hubo en Bolivia una campaña tan sistemática de desconocimiento del voto popular, como se presenta en la actualidad, a raíz de la negativa de la oposición de reconocer su derrota.

En medio de un escenario de tensión política y social, especialistas y auditores de la OEA comenzaron este jueves su trabajo de revisar la votación de los comicios.

En un comunicado, el organismo dio cuenta que el opositor Carlos Mesa, quien inicialmente exigió balotaje en medio de denuncias de fraude, expresó su acuerdo con los ejes de ese trabajo, aunque este jueves la alianza que encabeza, Comunidad Ciudadana (CC), aseguró que mantiene una posición «invariable» de rechazo a ese estudio.

Entre 10 y 12 días demorará el trabajo y presentación de resultados de la auditoría a las elecciones por parte de expertos de la OEA. La labor acordada con el Gobierno de Morales tomará en cuenta cuatro componentes: verificación de cómputo que incluye actas, papeletas y votos; verificación del proceso que abarca procesos informáticos; el componente estadístico con proyecciones; y la cadena de custodia de las urnas.

Autor:
Xinhua