Opinión

Más de la mitad de las aplicaciones infantiles envía datos a terceros

Miles de aplicaciones infantiles pueden estar violando la privacidad de menores, según un estudio liderado por investigadores del International Computer Science Institute (ICSI) de la Universidad de Berkeley. Tras analizar 5.855 aplicaciones Android dirigidas a niños, los investigadores encontraron que el 57% vulnera claramente su privacidad, al menos según la ley federal que protege a los menores en Estados Unidos, la Children’s Online Privacy Protection Act (COPPA).

De acuerdo con el estudio, un 4,8% de las apps comparte la localización o información de contacto sin consentimiento parental, el 40% envía datos personales sin aplicar medidas de seguridad razonables, el 18,8% manda identificadores de usuarios a terceros para mostrar anuncios dirigidos (algo específicamente prohibido contra niños en Estados Unidos) y el 39% incumple sus obligaciones contractuales para proteger la privacidad infantil.

Esto sucede en el contexto de varias denuncias a empresas como YouTube o Disney, que se enfrentan a demandas colectivas por vulnerar la privacidad de menores.

YouTube ha dicho que su servicio no está dirigido a niños y que para ellos tienen otra aplicación específica, YT Kids, con filtros. Responsabilidad de los padres o no, lo cierto es que además de recoger y enviar datos, YouTube mostraba anuncios dirigidos a los niños. Mientras tanto, la app de YT Kids recibía una ola de quejas de padres preocupados por vídeos extraños creados por algoritmos. Algunos productores habían encontrado una forma de explotar el uso del clickbait infantil, y vídeos con personajes infantiles en situaciones inapropiadas recibían millones de visitas por parte de menores sin supervisión. YouTube borró millones de vídeos y ha anunciado que implementará moderación totalmente humana para YT Kids.

La demanda a Disney señala a 42 aplicaciones para niños que recogían datos de menores también con el objetivo de crear perfiles para anuncios dirigidos. El tipo de datos que le acusan de recoger puede ser usado para detectar la actividad de un niño a través de diferentes apps, plataformas y dispositivos, produciendo una cronología completa, lo que según la demandante, Amanda Rushing, es vendido a terceros que comercializan anuncios. La demanda incluye a compañías tecnológicas como Upsight, Unity y Kochava.

El País