Economía

Más del 55% de los mayores de 45 años está en el sector informal y complican los planes de reforma pensional del Gobierno de Noboa

El Gobierno de Daniel Noboa asegura que está analizando reformas para incentivar que la gente se jubile más tarde. Sin oportunidades laborales formales, esa es una quimera.

El presidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), Eduardo Peña, ha dicho que el Gobierno de Daniel Noboa está trabajando en una reforma del fondo de pensiones, que estaría lista en cuatro a cinco meses.

Una de las medidas estrella de esa reforma, de acuerdo con Peña, serían los incentivos para que los afiliados se jubilen más tarde. En otras palabras, que se trabaje “voluntariamente más años” a cambio de recibir mayor jubilación.

“Mi intención es que la gente se jubile más tarde y, para eso, lo que tiene la reforma es que: si te jubilas con 360 aportaciones (30 años) recibes el 80% de la pensión, pero si te jubilas a las 400 aportaciones (33 años) te pago más, el 85%. Y si te jubilas con 460 aportaciones (38 años) te pago el 105% y más adelante te pongo otro premio», afirmó Peña.

Esta idea, sin embargo, choca con la realidad de un mercado laboral en el que la participación en el sector informal crece mientras más edad se tiene.

Así, según la encuesta anual de empleo, subempleo y desempleo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el 55,2% de los ecuatorianos, entre 45 y 64 años, están en el sector informal de la economía.

En los mayores de 65 años, la situación incluso empeora porque, según el INEC, el 79,3% está en el sector informal.

“En los países con una gran proporción de economía informal, como lo es Ecuador, donde las personas trabajan, pero no tienen un salario o beneficios garantizados, las desigualdades en base a la edad se amplifican aún más. De todos los grupos etarios, las personas de más de 65 son las que presentan un mayor porcentaje de empleo informal”, apuntó un reciente estudio de Adecco Ecuador.

La crisis “invisible” de los mayores de 45 años

Verónica López, economista y consultora empresarial, explicó que, cualquier reforma sostenible del IESS, y su fondo de pensiones, no será viable sin cambios estructurales en el mercado, la cultura y la legislación laboral.

“La edad, y las normas anticuadas como la jubilación patronal, no puede ser la razón para que expulsemos a personas de 45 años o más a la informalidad, cuando todavía tienen capacidad y habilidades para contribuir”, aseveró.

En la reciente entrevista con LA HORA, el empresario y exalcalde de Quito, Roque Sevilla, apuntó a que como país debemos llegar a consensos para reducir sustancialmente el costo de despido, y eliminar temas como la jubilación patronal, para así lograr que sea más fácil encontrar un nuevo empleo (aumentar la movilidad laboral).

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha estimado que una empresa con un 10% más de empleados de más de 45 años es un 1,1% más productiva.

Por eso, López recalcó que está bien impulsar el empleo joven; pero no se puede descuidar el aporte de la experiencia de los de más edad.

“La tendencia mundial, incluido Ecuador, es que la población está envejeciendo. Debemos pensar en formas de mantener productivos y empleados, durante el mayor tiempo posible y en las mejores condiciones, a los mayores de 45 años. De lo contrario, no habrá sostenibilidad para el sistema de pensiones y la economía en su conjunto”, dijo.

La economía ecuatoriana necesita cambios estructurales de manera urgente. De lo contrario, como ya alertó LA HORA, se estarán incubando al menos dos generaciones que podrían quedarse sin pensiones o con una jubilación minúscula. (JS)

Ejemplos internacionales de creación de empleo para mayores de 45 años

Japón: El Gobierno y las empresas han implementado medidas como la flexibilización de las leyes laborales para permitir la contratación a tiempo parcial para los trabajadores mayores, la promoción de programas de capacitación y reciclaje laboral y la sensibilización sobre los beneficios de la diversidad generacional en el lugar de trabajo.

Alemania: Se han introducido programas de jubilación gradual que permiten a los trabajadores reducir sus horas de trabajo antes de retirarse por completo. Además, se han promovido campañas de sensibilización para combatir el estigma asociado con el envejecimiento.

Singapur: Se han establecido programas de reciclaje laboral y formación continua para los trabajadores mayores, así como incentivos fiscales para las empresas que contratan y retienen a empleados mayores. Existe la Agencia Nacional del Envejecimiento Activo (Active Aging Agency).

Países Bajos: Se han aplicado políticas de flexibilización de las leyes laborales para permitir la transición gradual a la jubilación, la promoción de la formación y el desarrollo profesional a lo largo de toda la vida laboral.

No todo está perdido

Según el estudio de Adecco, el mercado laboral ecuatoriano, más allá de sus inconvenientes, genera también algunas oportunidades. Está emergiendo una nueva tribu constituida por profesionales mayores, que vivieron su carrera laboral en distintos sectores. Esta vez no son solo Juniors, son Juniors +40. Están comenzando a estudiar y a incorporarse al mundo de la tecnología y no vienen con las mochilas vacías, vienen con esos 40 años llenos de experiencias.

“Este grupo de personas vienen con un bagaje de experiencias únicas que solo el tiempo es capaz de alcanzar. Además, su madurez emocional es otra de sus virtudes, y garantiza que pueden resolver conflictos de manera adecuada. De igual manera, podrían convertirse en grandes mentores para las nuevas generaciones, es decir, una capacitación gratuita”, asegura Addeco.

Esto quiere decir que el Ecuador debe buscar las formas de que este potencial no se desperdicie.

Fuente:  Diario la HORA