Economía

Mariuxi Gómez posesionada como Viceministra de Agricultura y Ganadería

Rubén Flores, Ministro de Agricultura y Ganadería, designó a Mariuxi Gómez  Torres como Viceministra de Agricultura y Ganadería. Al asumir su cargo la autoridad indicó que tiene como objetivo principal potencializar la agricultura sustentable.

La nueva dignataria es guayaquileña; se graduó  como bióloga en la Universidad de Guayaquil, luego obtuvo una maestría y doctorado en Brasil en Ciencias con especialidad en Entomología, en la Universidad de SaoPaulo – Escuela Superior de Agricultura “Luiz de Queiroz” mientras que en la Universidad de Barcelona se especializó en Agricultura Ecológica.

La Viceministra tiene 17 años de experiencia en el campo de la investigación, sobre todo en lo relacionado a desarrollo e innovación del sector  agrícola,  centros tecnológicos y   universidades.

Autora de capítulos de libros y más de 30 publicaciones científicas internacionales presentadas en Estados Unidos,Italia, Sudáfrica, Cuba, Ecuador, Argentina, España yBrasil.

En Ecuador uno de sus principales aportes es el registro de dos parasitoides que controlan plagas que afectan a los cítricos, para ello contó con la colaboración de expertos científicos de Brasil y del Museo de Historia Natural de Londres.

El trabajo de investigación siempre lo ha realizado en el campo por lo que la Viceministra ha tenido un contacto directo con los productores porque “para ofrecer alternativas se tiene que conocer la problemática en territorio y la realidad del entorno social para potencializar una agricultura sustentable, ambientalmente equilibrada,  socio económicamente justa”.

En el país ha colaborado con diferentes sectores productivos fomentando  el uso y la aplicación adecuada de insumos agrícolas, así  como con el Consejo Científico, en la reestructuración del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP).  

Por ello, uno de los  principales planteamientos, para ejercer su cargo como Viceministra es “ofrecer una apertura a los productores, escuchar su problemática y trabajar in situ para atender  sus necesidades sin descuidar la capacitación, en armonía con la ciencia, la tecnología, la parte social y ecológica”. (MAG/LA NACIÓN)