Deportes

El Marginal ecuatoriano, la historia de Iván Kaviedes: de goleador a preso

El ex futbolista cayó en prisión por incumplimiento en los pagos para la pensión alimenticia de su hijo.

El ex futbolista ecuatoriano Jaime Iván Kaviedes fue detenido por incumplimiento de los pagos para la pensión alimenticia del hijo que tiene con la ex modelo Angélica Carranza. La denuncia específica de la deuda data de febrero del 2014, cuando se inició el juicio. Según varios medios de Ecuador, el monto que El Flaco adeuda rondaría los seis mil dólares.

Kaviedes residía actualmente en Santo Domingo. Allí tiene la escuela de fútbol IK9, en la cual se encuentra el arco perteneciente al estadio Atahualpa, donde marcó el gol que clasificó a Ecuador al Mundial de Corea y Japón 2002.

En las últimas horas, se viralizaron imágenes del ex futbolista de 40 años en el Centro de Rehabilitación Social de Guayaquil, donde se encuentra desde el jueves 19 de julio último. «Nunca en mi vida voy a hablar mal de una mujer, y menos de ella porque es la mamá de mi hijo», declaró Kaviedes, quien, según reveló, ya jugó algunos partidos con sus compañeros de pabellón, quienes lo «tratan de la mejor manera».

Kaviedes debutó en Primera con la camiseta de Emelec, en 1995. En 1998 anotó 43 goles en el campeonato ecuatoriano, siendo el máximo goleador mundial a nivel de clubes y demostrando un gran potencial, por lo que fue vendido al Perugia de Italia, en 1999.

El “Nine” fue el autor del gol que permitió la primera clasificación de Ecuador a un Mundial: fue ante Uruguay, el 7 de noviembre del 2001. Además, en el Mundial de Alemania 2006, marcó el 3-0 en la goleada a Costa Rica, partido que sirvió para que Ecuador accediera por primera vez a los octavos de final en una Copa del Mundo.

Kaviedes vistió 18 camisetas durante su carrera, jugando para clubes como el Celta de Vigo, Valladolid, Crystal Palace, Barcelona de Ecuador y, en nuestro país, la de Argentinos Juniors. Pero la mayoría de ellos fueron pasos esporádicos y manchados con polémicas.

Ya desde 1999, Kaviedes empezó a tener problemas, cuando quedó desafectado de la selección ecuatoriana por perderse un amistoso tras irse de fiesta. En 2004, fue apartado del grupo por ausentarse a un entrenamiento de la Tricolor.

Cuatro años después, abandonó la Liga de Quito, ya que no estaba de acuerdo con la parte económica de su contrato. El club decidió denunciarlo ante la Federación Ecuatoriana de Fútbol, que terminó fallando a favor de la Liga por más de 200 mil dólares. Un año después, el club Macará se haría cargo de la deuda de Kaviedes, donde además lo obligaron a firmar un contrato en el que se comprometía a reordenar su vida.

En 2012, el Flaco firmó con Deportivo Quito, equipo al que dirigía el argentino Carlos Ischia, quien pidió su despido ya que “él tenía una sola oportunidad y lo sabía. A la primera falta tuvo que irse”. Ese mismo año, pasó cinco días en la cárcel, pagando 28 dólares de multa, luego de agredir a dos policías en una licorería de Quito.

Durante el 2014 vistió la camiseta de Liga de Loja, donde tuvo conflictos con su entrenador y ex compañero de selección, Álex Aguinaga. Allí fue expulsado en su primer partido y sólo disputó tres encuentros. Un año después firmó con las Águilas de Santo Domingo para jugar junto con su hijo adoptivo Marcos Kaviedes Micolta. Su último equipo fue Deportivo Santo Domingo de los Tsáchilas, en 2017. Hoy, espera salir en libertad lo antes posible.

 EL CLARIN