Opinión

El margen de mejora de las cámaras de smartphones, ¿existe?

De un tiempo a esta parte, hemos sido testigos de la batalla de los fabricantes por dotar a sus teléfonos móviles con las mejores cámaras. Y es que sin duda, el equipo fotográfico es una de las características que más tienen en cuenta los usuarios a la hora de comprar un teléfono móvil.

La tendencia está ahora en las cámaras duales y también en darle mayor importancia a la cámara frontal debido al éxito de los selfies. Pero a pesar de que los móviles le han ganado mucho terreno ya a las cámaras (sobre todo a las compactas no avanzadas) aún hay algunas asignaturas pendientes que tienen que cumplir para llegar a sustituirlas con todas las de la ley.

El zoom, un quiero y no puedo

Si hay algo que aún nos hace no soltar del todo la cámara de fotos es, sin lugar a dudas, el zoom. Este punto es una de las asignaturas pendientes clave de los fabricantes, y es que dotar a un teléfono de un objetivo capaz de variar (con calidad en los resultados) la distancia focal haría que muchos no volvieran a necesitar una cámara.

El problema de esta tecnología es que a pesar de que algunas compañías están trabajando en ella (muy bien encaminados, por cierto), aún se encuentra muy verde, y seguimos sacrificando otro punto importantísimo en un teléfono, el diseño. Ya lo vimos en el ASUS Zenfone Zoom o incluso mucho antes en el Samsung Galaxy S4 zoom, acercarse hasta un detalle sin pérdida de calidad implica “engordar” y “afear” inevitablemente el teléfono.

De un tiempo a esta parte, hemos sido testigos de la batalla de los fabricantes por dotar a sus teléfonos móviles con las mejores cámaras. Y es que sin duda, el equipo fotográfico es una de las característicasque más tienen en cuenta los usuarios a la hora de comprar un teléfono móvil.

La tendencia está ahora en las cámaras duales y también en darle mayor importancia a la cámara frontal debido al éxito de los selfies. Pero a pesar de que los móviles le han ganado mucho terreno ya a las cámaras (sobre todo a las compactas no avanzadas) aún hay algunas asignaturas pendientes que tienen que cumplir para llegar a sustituirlas con todas las de la ley.

El zoom, un quiero y no puedo

Si hay algo que aún nos hace no soltar del todo la cámara de fotos es, sin lugar a dudas, el zoom. Este punto es una de las asignaturas pendientes clave de los fabricantes, y es que dotar a un teléfono de un objetivo capaz de variar (con calidad en los resultados) la distancia focal haría que muchos no volvieran a necesitar una cámara.

El problema de esta tecnología es que a pesar de que algunas compañías están trabajando en ella (muy bien encaminados, por cierto), aún se encuentra muy verde, y seguimos sacrificando otro punto importantísimo en un teléfono, el diseño. Ya lo vimos en el ASUS Zenfone Zoom o incluso mucho antes en el Samsung Galaxy S4 zoom, acercarse hasta un detalle sin pérdida de calidad implica “engordar” y “afear” inevitablemente el teléfono. (XATAKAMOVIL/LA NACIÓN)