Opinión

Manzur Manzur: Adiós pequeño alazán

Lcdo. Luis Andrés Ortega Devoto

Publicación cortesía del Diario La Nación

Llegaste al corral por coincidencias de la vida un 23 de Mayo del 2010. Eso sí, llegaste a destruir pesebreras, comederos y si fuera poco a patear a tus propios asistentes a la hora del baño.

Ganaste 11 carreras. Desde los imposibles 1000 metros que eran para ti, hasta los 2000 metros que tanto te hubiera gustado correr nuevamente.

Soportaste todas las críticas que un purasangre podría tener cuando estuviste en tu máximo nivel. Eso sí, como demoramos en conocerte muchacho.

¡Qué carácter el tuyo! Pero lo diste todo en el momento más deseado de un propietario de caballos. Nos diste el regalo más valioso para una familia que ama la hípica. LA TRIPLE CORONA NACIONAL 2011.

Como nunca, fuimos todos a verte, aplaudirte, a tratar de que te dejaras dar un abrazo o un beso. Lograste mi gran amigo que ese sueño se haga la realidad en una en una época difícil para mi familia.

Gracias a ti hice más amigos. Por ti algunos de los hípicos que te fueron a ver ya tienen caballos y entienden lo hermoso que es vivir esto de las carreras.

Creo que esperabas que algún caballo llegué a ocupar tu sitial de tripe coronado. Lo que te costó tanto lograr para decir hasta aquí corro, ya quiero descansar. Quiero correr sin nadie en mi lomo. Pastar todo el día y hacer lo que venga en gana al aire libre. Lo cual me costó aceptar pero lo entendí.

Te vas con la frente en alto y los deberes bien hechos.

Algún día te daré la mano al criador y socio Dr. Francisco Maturana o a su hijo Pablo Marcelo Maturana G. por confiar en nosotros. Se cumplió la meta y tengo en mi cuarto 3 trofeos que harán que te recuerde siempre.

Al jinete Ernesto Jaime quien supo conocerte y fue tu guía en esta hermosa aventura de la T.C.N a el preparador Hernando Díaz, quien junto a Lino supieron tenerte paciencia y entenderte para llevarte a obtener la T.C.N.

Realmente hubiera querido que corras hasta los 30 años pero es imposible. Verte cada que iba a las pesebreras e ir a verte correr me contentaba. Ayer ya dejaste la pesebrera que te alojó en tu estadía en el hipódromo y te vas a descansar. Te espera un buen ambiente y te van a cuidar como un campeón. Correrás a lo largo y ancho de los potreros sin nadie encima de ti. Gracias amigo y buena suerte Manzur Manzur.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.