Realidades

Manzanares: Mi padre fue referente de lo que tiene que ser un torero

Se retiró definitivamente el 1 de mayo de 2006 en la Maestranza de Sevilla, donde su hijo le cortó la coleta.

ALICANTE. El diestro José María Manzanares, hijo, afirmo hoy en un coloquio-homenaje a su padre, del mismo nombre y fallecido en octubre de 2014, que su progenitor fue un “espejo y referente” de generaciones “de lo que tiene que ser un torero”.

En declaraciones a los periodistas antes del homenaje ante unas 300 personas que abarrotaron el salón del Club Información de Alicante (este de España), y acompañado de su hermano Manuel (rejoneador), Manzanares aseguró que se trata de un acto “muy emotivo” ya que su padre “se merece todo por su carrera y por cómo era”.

Para el matador alicantino, Manzanares padre fue “alguien muy grande, de verdad”, porque fue “torero espejo, referente, no sólo a nivel de técnica sino también por estética, por forma de ser, por lo que tiene que ser un torero”.

“Ha sido un referente para muchísimas generaciones porque su carrera ha sido muy larga, y creo que se le recordará durante toda la vida”, subrayó emocionado antes de confesar que para él fue “lo mas importante” de su vida, “no sólo como padre, sino profesionalmente”.

Agradeció que la tierra de su padre, Alicante, le recuerde durante un día y que hayan participado “compañeros que le conocían y le querían” y que también se le vaya a rendir tributo en la próxima feria de Hogueras de San Juan.

Entre los diestros que acudieron al homenaje estuvieron Víctor Méndez, ‘El Soro’, ‘El Litri’, Finito de Córdoba, César Rincón y Dámaso González, éste último el matador que más paseíllos compartió en los ruedos con José María Manzanares.

También participaron, entre otros muchos, el ganadero Manuel González y José Luis Benlloch, director de la revista Aplauso, que moderó el coloquio.

Para El Litri, Manzanares era “un gran líder, con mayúsculas” y recordó que, cuando coincidían en la plaza, éste le “transmitía una forma de torear” que él intentaba imitar por su “pureza y autenticidad”.

Dámaso González rememoró de su antiguo compañero “su mano”, que dirigía con naturalidad al toro con “plasticidad”, mientras que César Rincón aseguró que era un verdadero “ídolo” al que aspiraba a emular.

El ganadero Manuel González recordó diversos pasajes de la carrera de Manzanares, de quien dijo que el apodo de “torero de toreros” era totalmente merecido por su forma de entender este arte.

Tras estas intervenciones, José María Manzanares hijo agradeció los elogios y aseguró que su padre apreciaba “a todos” los compañeros de profesión, y “de todos” ellos apreciaba cualidades que le enseñaba a él de niño para que aprendiera.

Con lágrimas en los ojos, sostuvo que su padre tuvo mucha disciplina porque “lo más importante para él era su profesión y estar preparado”.

José María Dols Abellán, José María Manzanares padre), falleció el pasado 28 de octubre, a los 61 años y por causas naturales, en su finca de Cáceres (suroeste de España).

Manzanares (Alicante, 1953) fue uno de los grandes toreros de los años 70, 80 y 90, hijo del banderillero Pepe Manzanares y padre del actual matador de toros que lleva su nombre y del rejoneador Manuel Manzanares. (Efe/ La Nación)