Internacional

Manuel Merino asume la Presidencia de Perú, el tercero en menos de cinco años

Merino recibió la banda presidencial de manos del hasta ahora vicepresidente del Congreso y, en sus primeras palabras, apeló a la «calma» de todas las partes. «Es un momento muy difícil para el país», admitió, al tiempo que hizo un llamado a la unidad nacional.

Lima. El ahora ex presidente del Congreso de Perú, Manuel Merino, tomó posesión este martes como nuevo jefe de Estado, en sustitución del cesado Martín Vizcarra, y arrancó su mandato con un llamamiento a la unidad y la promesa de un Gobierno de «unidad nacional» que garantice la estabilidad del país hasta las elecciones de abril.

Merino recibió la banda presidencial de manos del hasta ahora vicepresidente del Congreso y, en sus primeras palabras, dijo asumir el nuevo cargo «con honor y alta responsabilidad», consciente de que la población encara «con expectativa pero a la vez con mucha preocupación» esta nueva etapa.

«Es un momento muy difícil para el país», admitió Merino, miembro de Acción Popular y sucesor de Vizcarra conforme a lo estipulado por la Constitución peruana, ante la ausencia de vicepresidentes. El nuevo mandatario prometió «responsabilidad y madurez» y llamó a la unidad.

En este sentido, apeló a la «calma» de todas las partes y apuntó que «la única forma de salir juntos de esta crisis» es a través de una «amplia convocatoria» que aglutine tanto a los partidos políticos como a la sociedad civil.

Merino aspira a construir un gabinete «de consenso y unidad nacional», sin «distinción de poderes políticos», teniendo en cuenta que el nuevo Gobierno llega ya con su salida marcada en el calendario, toda vez que Vizcarra ya había convocado las próximas elecciones generales para el 11 de abril de 2021.

«Nadie puede cambiar la fecha», subrayó Merino, que se comprometió con una «transición democrática» que en principio culminará el 28 de julio de 2021, fecha en la que está previsto que tome posesión el candidato presidencial más votado en los comicios de abril.
«Nadie puede cambiar la fecha», subrayó Merino, que se comprometió con una «transición democrática» que en principio culminará el 28 de julio de 2021, fecha en la que está previsto que tome posesión el candidato presidencial más votado en los comicios de abril.

El flamante presidente también aprovechó su discurso para defender que, «más allá del debate político», el Congreso ha actuado «respetando el debido proceso» al cesar a Vizcarra, que el lunes perdió una moción de censura tras verse salpicado por un presunto escándalo de corrupción.

Merino, el tercer presidente que tiene Perú en menos de cinco años, espera que este punto de inflexión dé paso a un nuevo periodo de «respeto» entre los poderes ejecutivo y legislativo, después de varios años marcados precisamente por un enconado pulso.

Lucha «implacable» contra la corrupción. Las sospechas de corrupción han tumbado a Vizcarra, que se sumó a la lista de ex presidentes bajo sospecha. Los supuestos sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht han derivado en investigaciones contra los cuatro predecesores de Vizcarra en el cargo.

Merino, que dijo llegar al poder «sin arreglos bajo la mesa», subrayó su «compromiso con la lucha implacable contra la corrupción y el manejo transparente de los recursos del Estado». También prometió ser «implacable» en cuanto a la seguridad ciudadana y ve «impostergable» dinamizar el mercado de trabajo y relanzar la economía.

En relación a la pandemia, enfatizó su apoyo a los equipos médicos y abogó por trabajar para «dejar de ser el país con el peor manejo de la COVID-19», con vistas también a reducir la «vulnerabilidad» en caso de que Perú sufra una segunda ola de contagios. «Es imprescindible corregir los errores», añadió.

 

 

 

Autor:
Europa Press