Ciencia

Mantenga a sus hijos activos y libres de lesiones

Lo que debe saber antes de que sus hijos participen en deportes juveniles

EE.UU. Los beneficios de los deportes y el ejercicio juveniles superan por mucho a los riesgos, señalan los expertos en la salud. Y hay varias cosas que los padres pueden hacer para ayudar a prevenir las lesiones.

En primer lugar, busque un programa de deporte o ejercicio que encaje con la capacidad y los intereses de su hijo, sugieren los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU.

Inscriba a los niños en deportes organizados en unos centros con un mantenimiento adecuado. Asegúrese de que los entrenadores hayan sido capacitados en primeros auxilios y RCP, y que tengan un plan para responder a las emergencias. Los entrenadores también deben ser experimentados en el uso adecuado del equipamiento, y hacer cumplir las normas de uso del mismo, aconsejó la agencia en un comunicado de prensa.

Los padres deben saber que algunos programas de deporte organizado incluyen a personal adulto que cuenta con certificaciones como terapeutas deportivos que saben prevenir, reconocer y ofrecer atención inmediata a las lesiones deportivas, según los NIH.

Además, la agencia ofreció los siguientes consejos:

Los niños siempre deben usar un equipamiento de seguridad adecuado para el deporte. También deben conocer y seguir las normas de seguridad.

Antes y después del ejercicio, los calentamientos y enfriamientos deben ser obligatorios.

Los niños deben tener acceso a agua o bebidas deportivas, y deben beber con frecuencia para mantenerse adecuadamente hidratados.

Deben usar protector solar y un sombrero o gorra (si es posible) para reducir el riesgo de quemaduras solares.

Si su hijo sufre una lesión del tejido blando (como un esguince o torcedura) o una lesión de un hueso, el mejor tratamiento inmediato es descanso, hielo, compresión y elevación. Se requiere un tratamiento médico profesional para lesiones graves como las fracturas, las dislocaciones de articulaciones, la inflamación prolongada o un dolor duradero y severo.

A pesar del riesgo de lesiones, el ejercicio y los deportes son importantes para los niños. La actividad física reduce el riesgo de obesidad y diabetes, ayuda a mejorar las habilidades sociales y la sensación de bienestar, y ayuda a los niños a aprender habilidades de equipo, explicaron los expertos nacionales en salud.

Más de 38 millones de niños y adolescentes de EE. UU participan en deportes organizados cada año, y muchos más participan en actividades recreativas informales, anotaba el comunicado de prensa de los NIH. (Internet/ La Nación)