Economía

ManipulaciA?n de las Cifras

En el caso de Venezuela, el dictador decidiA? prohibir al Banco Central publicar cifras sobre inflaciA?n y desempeA�o econA?mico.

Ing. Jorge Gallardo Z.

Ha sido costumbre de los gobiernos autodenominados socialistas, pertenecientes al Foro de San Pablo, que cuando no le gustan los indicadores econA?micos y financieros que publican las instituciones tA�cnicas, dejan de publicar los indicadores y/o alteran la metodologA�a de cA?lculo para aparentar una mejora que no existe en la realidad. Estas conductas, afectan severamente la credibilidad de las estadA�sticas oficiales, quedando los sectores pA?blico y privado huA�rfanos de informaciA?n clave que se requiere para planificar y tomar decisiones.

En el caso de Venezuela, el dictador decidiA? prohibir al Banco Central publicar cifras sobre inflaciA?n y desempeA�o econA?mico. Organismos privados, instituciones internacionales y hasta el propio Congreso, se han dedicado a realizar cA?lculos aproximados sobre el comportamiento de los precios que evidencian que la economA�a se encuentra experimentando una hiperinflaciA?n. En este sentido, el FMI proyecta que los precios en Venezuela crecerA?n en este aA�o en 14.000% y la economA�a decrecerA? en un 15 por ciento. En la Argentina de la Sra FernA?ndez sucediA? una cosa similar, se le ordenA? al instituto encargado de las estadA�sticas econA?micas, a falsear las cifras de inflaciA?n, crecimiento econA?mico y pobreza, inventA?ndose metodologA�as nada ortodoxas para acomodar los indicadores a su conveniencia.

A�En el Brasil, la Presidenta maquillA? las cifras fiscales, ocultando operaciones de financiamiento con Bancos del Estado, lo que estA? legalmente prohibido, lo que provocA? su interpelaciA?n y posterior destituciA?n por parte del Congreso. En el Ecuador de la dA�cada perdida, se decidiA? aplicar una polA�tica de alzas periA?dicas de impuestos acompaA�ada de un agresivo endeudamiento interno y externo para
incrementar el gasto pA?blico y llevarlo a niveles incompatibles con el tamaA�o de la economA�a.

A�En el aA�o 2010, por iniciativa del gobierno, se enviA? a la Asamblea un proyecto de ley, con el tA�tulo de CA?digo OrgA?nico de PlanificaciA?n y Finanzas PA?blicas que introdujo un articulado que declaraba secreta y reservada a operaciones de crA�dito y que a su vez ponA�a un techo de 40% a la deuda pA?blica con relaciA?n al PIB, sin prever que de continuar con esa polA�tica de contratar mA?s deuda para financiar los desequilibrios presupuestarios se iba a llegar, mA?s temprano que tarde, al lA�mite establecido por ellos mismos. Para mantenerse en la zona de confort, el mismo CA?digo estableciA? que en la contabilizaciA?n del monto del endeudamiento no se debA�a considerar los papeles de deuda con plazos de vencimiento de hasta 360 dA�as plazo, excluyendo del cA?mputo de la deuda a los certificados de tesorerA�a que emite el Ministerio de Finanzas. AdemA?s, no debA�a considerarse como deuda a las preventas petroleras, los crA�ditos que el Banco Central le comenzA? a otorgar al Gobierno desde el aA�o 2014 gracias al nuevo CA?digo OrgA?nico Monetario y Financiero. AsA� mismo los crA�ditos del IESS al gobierno no se contabilizaban, ni las operaciones crediticias que utilizaban al oro de la reserva como garantA�a.

A�Al continuar el endeudamiento demencial en el cual el gobierno se habA�a embarcado, y dado que los ingresos no alcanzaban a cubrir los gastos cada vez mayores, decidieron de manera creativa cambiar la normativa para contabilizar la deuda pA?blica, y de esa forma el Presidente decidiA? emitir el Decreto 1218 en el aA�o 2016, invocando errA?neamente lo que establece el Manual de las Finanzas PA?blicas del FMI para consolidar la deuda interna, bajo el concepto que los prA�stamos que otorga una instituciA?n pA?blica a otra no constituyen deuda. Con este artilugio contable, lograron reducir la deuda notablemente, dejando mA?s espacio para continuar con la irresponsable polA�tica de desequilibrios fiscales crecientes que aA�o a aA�o demandaban mA?s deuda para financiar los excesos Por consiguiente, se colocaron agresivamente bonos en los mercados internacionales, se continuA? con la preventa de petrA?leo, se pignorA? el oro de la reserva por dos ocasiones, se hicieron operaciones de derivados con los bonos del Estado que el Banco Central tenA�a en sus libros, y se continuA? metiA�ndole la mano a los recursos de la reserva internacional que el Banco Central los tenA�a en custodia. Previo a la colocaciA?n de los Bonos en el mercado internacional, el gobierno presentA? a consideraciA?n de los posibles inversionistas un prospecto llamado a�?Oferta Circulara�? en el cuA?l, en la secciA?n dedicada a explicar la deuda pA?blica menciona que el techo de la deuda del 40% no se ha sobrepasado para lo cual se hace referencia al Decreto 1218 y a la supuesta metodologA�a utilizada por el FMI para contabilizar la deuda interna. Inclusive, en las colocaciones de Bonos realizadas por el actual gobierno, en los prospectos de emisiA?n, se utiliza el mismo argumento para justificar que el monto de la deuda pA?blica se encontraba por debajo del lA�mite del 40% del PIB que establece la ley. En este sentido, el Foro de EconomA�a y Finanzas PA?blicas, en una comunicaciA?n dirigida al Presidente de la RepA?blica y al Contralor (e) relativa al endeudamiento pA?blico, en una de sus partes menciona que la aplicaciA?n del Decreto 1218 para consolidar la deuda parte de una equivocada interpretaciA?n del Manual de Finanzas PA?blicas publicado por el FMI, por consiguiente el techo legal se habA�a pasado hacA�a mucho tiempo atrA?s, lo que fue ratificado por la ContralorA�a y luego por el FMI. El nuevo gobierno que tomA? posesiA?n en Mayo 24 del 2017, continuA? con la misma polA�tica amparA?ndose en el Decreto 1218, defendido por el ex Ministro de Finanzas en varias ocasiones.

A�Los analistas econA?micos serios, advertA�an una y otra vez que se estaban ocultando operaciones de crA�dito, pero los creativos funcionarios a cargo de las finanzas pA?blicas, elevaban sus voces en defensa de la metodologA�a que se estaba utilizando argumentando que la deuda ya habA�a sido auditada por el anterior Contralor prA?fugo de la justicia y que habA�a holgura para continuar endeudA?ndose. Finalmente, la ContralorA�a hizo pA?blicos los resultados de la auditorA�a al endeudamiento pA?blico demostrando que las cifras de deuda habA�an sido falseadas, y que se habA�an emitido Leyes, Decretos y Resoluciones para alterar el registro contable de los distintos tramos de la deuda. El contraargumento de los implicados fue que lo A?nico que habA�an hecho fue el de aplicar una norma contemplada en los manuales del FMI, hasta que llegA? el momento en que el FMI con motivo de las reuniones de primavera en Washington en este mes de Abril, hizo pA?blico un documento, diciendo que sus tA�cnicos no utilizan esa metodologA�a para calcular el endeudamiento de los paA�ses. La defensa quedA? sin argumentos, y la Ministra que hacA�a su debut en reuniones con las multilaterales, fue recibida con este reporte que tira abajo el argumento que esgrimiA? en un programa de opiniA?n en el sentido de que el techo del endeudamiento todavA�a no se habA�a alcanzado. Utilizando el documento de la ContralorA�a que establecA�a indicios de responsabilidad penal en contra del ex Presidente, ex Ministros de Finanzas y otros funcionarios, la FiscalA�a decidiA? abrir una indagaciA?n previa en contra de los ex funcionarios, presuntos responsables de ocultar informaciA?n sobre el monto de la deuda pA?blica tanto a los ciudadanos residentes, como a los inversionistas que compraron Bonos ecuatorianos en los mercados internacionales en base a informaciA?n alterada. Estos cuatro casos emblemA?ticos: Venezuela, Argentina, Brasil y Ecuador ponen en evidencia cA?mo, a travA�s de la alteraciA?n de cifras, estos gobiernos condujeron al engaA�o a millones de ciudadanos haciA�ndoles creer que todo estaba en orden, que la a�?revoluciA?na�? iba por el camino correcto, y que las crA�ticas a sus logros, venA�an de la derecha conservadora, del imperialismo, y de los economistas ortodoxos neo liberales.

A�El tiempo ha demostrado que los responsables de la conducciA?n econA?mica en esos paA�ses, alteraron las cifras econA?micas, ocultando deliberadamente informaciA?n que le era adversa, para exhibir a travA�s de los aparatos de desinformaciA?n logros que no existA�an. Hoy los responsables deben responder ante la justicia, para que nunca mA?s vuelva a ocurrir una situaciA?n como la que se ha vivido en los paA�ses miembros del llamado Foro de San Pablo.

Ecuadorlibre.org