Actualidad

Manabí y Los Ríos en alerta naranja por las lluvias

La fuerza del agua movió a un tráiler en la ciudadela Azteca, en el norte de Manta.

Esa imagen se volvió viral temprano en la mañana, en una ciudad que este jueves en 18 barrios sufrió la inundación de casas, negocios y sus calles se volvieron ríos.

Las fuertes precipitaciones del jueves afectaron también a otros diez cantones manabitas. Vehículos quedaron atrapados en medio del fango que arrastró por las calles de barrios de Manta como Jocay, Miraflores o 4 de Noviembre, entre los sitios que estuvieron anegados.

Esta ciudad, al igual que Chone, Rocafuerte y Santa Ana fueron declaradas en emergencia tras la fuerte lluvia. Para la noche del jueves se preveían inundaciones en poblaciones de la zona baja del río Portoviejo.

En Rocafuerte, la aparición de quebradas provocó inundaciones y daños en viviendas y zonas agrícolas.

En Santa Ana, tres puentes quedaron severamente afectados. Uno de ellos, el San Valentín, en la parroquia rural Honorato Vásquez, colapsó dejando a unas 28 familias aisladas.

Ellos buscaban recibir ayuda saliendo en una especie de tarabita, según Líder Gómez, presidente de la junta parroquial.

Fernando Cedeño, alcalde de Santa Ana, indicó que pasadas las 14:00 del jueves , la cota de la presa Poza Honda llegó a los 107,84 metros sobre el nivel del mar y que evacuaba un promedio de 240 litros por segundo tanto por el vertedero de la presa como por el túnel de desagüe. Así, varias poblaciones se verían afectadas, entre ellas la capital manabita.

En la vía Junín-Portoviejo un deslave en el cerro de Junín impidió el paso vehicular. Mientras en la parroquia Canuto, de Chone, a las 16:45 el río del mismo nombre se salió de su cauce y afectó a 200 personas.

En Chone, el agua alcanzó una altura de 60 centímetros en calles como 7 de Agosto, Salinas, 24 de Julio. En Crucita, la aparición de quebradas generaron el deslizamiento de material pétreo hacia poblaciones asentadas cerca de las lomas.

Xavier Santos, gobernador de Manabí, indicó en un informe preliminar que más de 300 viviendas resultaron afectadas tras las lluvias. La mitad se las localizó en Manta.

A las 17:00 del jueves, el Servicio de Gestión de Riesgos de Ecuador declaró la alerta naranja para Manabí y Los Ríos, por los efectos de las lluvias.

Alexandra Ocles, titular de la Secretaría de Gestión de Riesgos llegó la noche del jueves a Manta y confirmó que al menos unas 1.400 personas en varios cantones de Manabí resultaron afectadas por las lluvias.

Mariano Zambrano, prefecto de Manabí, indicó que en poblaciones de la zona rural de Chone ya hay aislamientos de comunidades tras el fuerte temporal.

 

 

EL UNIVERSO