Economía

Malos hábitos por los que nunca termina de pagar sus deudas

Se ha preguntado alguna vez: ¿qué hace que usted siempre esté endeudado y por más que se esfuerce en salir de esos compromisos no lo logra y, más bien, dichas obligaciones cada día lucen más y más altas? La respuesta a ese interrogante está más cerca de lo que se imagina y, quizás, no requerirá de consultas a gran escala para tratar de encontrar una solución que le permita corregir esa situación, dicen los expertos en finanzas personales.

Según Mauricio García, director de ahorro e inversión en Fincomercio, entre los cinco principales enemigos que se han identificado y que atentan con la buena salud financiera de los hogares están la ausencia del hábito de ahorro; una falta de organización y planeación de los gastos fijos; alta frecuencia de gastos pequeños que parecen inofensivos; tendencia al endeudamiento por compras impulsivas que obliga a darle prioridad al pago de las deudas y, por último, inestabilidad laboral.

Los expertos también advierten que muchas veces, sin darse cuenta, las personas van adquiriendo el mal hábito de «comprar al debe» cuando muchas veces no es necesario y aún sabiendo que tiene el dinero para ello.

Otro aspecto negativo que juega en contra de una buena salud financiera de las personas y los hogares tiene que ver con el hecho de aceptar préstamos que les ofrecen (tarjetas de crédito, préstamos de libre inversión, créditos para adquirir bienes) sin tener en cuenta su capacidad de pago o que esta ya sobrepasó los límites que le imponen sus ingresos mensuales, lo cual es muy peligroso para su bolsillo y futuro económico.

Pero, ¿existe cura para esos malos hábitos? Sin duda, señalan los expertos, muchos de los cuales resumen esa estrategia a un factor fundamental: planificación y ahorro.

“Existen diferentes aplicaciones que permiten que las personas ahorren y lleven el control de sus gastos. Para empezar, lo más importante es que se adquiera el hábito de realizar este ejercicio a diario y así entender mejor sus finanzas personales y corregir lo que están haciendo mal. Adicional a esto es importante que entendamos que el estar libre de deudas nos permitirá hacer inversiones para incrementar nuestro patrimonio”, dice David Nieto Martínez, director del programa de Finanzas de la Universidad El Bosque.

Pasos para salir de deudas

Enderezar las finanzas personales y del hogar cuando se está sobreendeudado no es fácil, pero tampoco es un imposible, pese a la difícil coyuntura actual en la que, por cuenta de la pandemia y el alto desempleo, los ingresos de las familias están bastante golpeados. Sin embargo, Nieto Martínez, revela algunos pasos con los que puede alcanzar ese propósito en este nuevo año:

Analice su situación económica.

Uno de los principales aspectos que se debe tener en cuenta y que se debe realizar de manera realista, es organizar en un listado todos los pendientes económicos que se tengan, con el fin de evitar sobreendeudamientos que más adelante no se podrán cubrir.

Identifique todas sus deudas y cree un plan.

Pueden ser de corto, mediano y largo plazo con el fin de crear un presupuesto en el que se les dé prioridad a necesidades como: alimentación, vivienda, servicios, entre otros, para no incurrir en gastos innecesarios.

Priorice obligaciones.

Modelos como ‘la bola de nieve’ proponen que se deben cubrir las obligaciones más pequeñas con el fin de empezar a generar mayor flujo de efectivo y abonar a las más grandes, esto permitirá que paguemos en menos tiempo y ahorremos dinero en el pago de intereses.

Evite los gastos «hormiga».

Estos pequeños gastos como: tinto, cigarrillos, empanadas, entre otros, no se tienen presentes al momento de hacer el presupuesto, ya que pensamos que no representan una gran suma de dinero. Sin embargo, es uno de los egresos que más genera salidas de efectivo y que terminan afectando nuestro flujo de caja.

Busque alternativas de ahorro.

Existen muchos instrumentos financieros de ahorro como los CDT, fiduciarias, cuentas de ahorro, entre otros. Algunos expertos mencionan que se debe ahorrar el 20 por ciento del total del ingreso, pero en caso de que esto no se pueda cumplir, se debe destinar un valor fijo de ahorro en cualquiera de los vehículos financieros mencionados, con el fin de promover este, bajo las condiciones de ingreso que se tenga.

Evite realizar avances en tarjetas de crédito para cubrir las deudas.

No es aconsejable pagar estas con más deudas, ya que se asumen costos adicionales, lo cual lleva a que el endeudamiento inicial se eleve.

Considere la compra de cartera.

Siempre han sido una herramienta útil a la hora de mejorar las condiciones financieras de las personas, permitiendo tener un alivio financiero al cubrir deudas con tasas de interés muy elevadas, sin embargo, hay que evaluar que las condiciones que propongan las entidades financieras favorezcan en ahorro de tiempo e intereses.

Procure no usar las cesantías para pagar deudas.

Estas son un ahorro que debe estar enfocado en vivienda, educación o ser un “colchón” si la persona se queda sin trabajo. Por ello hay que buscar otras alternativas para el pago de las deudas.

 

 

 

 

Diario El Tiempo de Colombia