Economía

Malestar en exportadores de fruta

La medida regirá por los próximos 15 meses para cerca de un 40 por ciento de los bienes importados.

GUAYAQUIL. Tanto el sector empresarial nacional como el internacional, en este caso Chile, está en desacuerdo con las salvaguardias globales de balanza de pagos que entraron ayer en vigencia tras el decreto del Gobierno Nacional para fortalecer el esquema de dolarización, según Ronald Bown Fernández, presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile AG, ASOEX, la medida les preocupa en la industria frutícola de ese país.

Las declaraciones contenidas en simfruit.cl señala que la medida adoptada el pasado viernes de marzo implicará, en el caso de las exportaciones de frutas, quedar afectas a un arancel de 45%. Ello a pesar que existe un Acuerdo de Complementación Económica (ACE), que actualmente implica que las frutas estén exentas de arancel.

Pero el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, explicó a través de su cuenta en la red social de Twitter que “ante la ausencia de moneda nacional, nosotros tenemos que poner salvaguardias, aranceles, para proteger la producción nacional, compensar la pérdida en valor de exportaciones petroleras, y proteger la misma dolarización”.

Ecuador en uno de los principales mercados de la fruta chilena en Latino América, exportándose en promedio un total de 4,5 y 4,9 millones de cajas por un valor del orden de los $70 millones FOB anuales, generando la medida un impacto para el sector del orden de los $35 a los $40 millones al año, lo cual imposibilitará continuar con las exportaciones en forma regular y de acuerdo a los programas de exportación establecidos con los importadores y cadenas de supermercados, generando en consecuencia un gran trastorno comercial.

“Estamos en contacto con las autoridades de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECON), con el fin de analizar esta compleja situación y las acciones a implementar, considerando la existencia de un Acuerdo de Complementación Económica entre ambos países, la compatibilidad de esta medida con las normas de la OMC y al hecho que Balanza Comercial es favorable a Ecuador en alrededor $2.000 millones”, resaltó el empresario chileno.

Para el empresario ecuatoriano Roberto Aspiazu, del Comité Empresarial (CEE), reconoció que el Ecuador tiene un problema estructural en la economía, porque no produce todo lo que necesita consumir, lo cual obliga a importar productos de terceros países. “Apuntamos siempre a tener un cierto déficit comercial que es manejable aún cuando se reduzca el precio del petróleo, pero con estos niveles de aranceles los bienes de consumo en una mayoría se convertirán en prohibitivos”, expresó.

Mientras que los exportadores agrupados en la Federación Gremial Nacional de Productores de Frutas (Fedefruta), rechazaron la sobretasa de un 45 % y la entidad gremial llamó a las autoridades chilenas a tener una reacción comercial “recíproca” con Ecuador.