Opinión

MAL MOMENTO EN CUENCA

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Acostumbrados a vivir en sobresaltos políticos que sucesivamente se producen y el nuevo sigue opacando al anterior, esta vez le toca el turno al lanzamiento de un par de huevos que tres desadaptados, dos de ellos menores de edad, lanzaron al Presidente cuando ingresaba a la sesión solemne del Municipio de la Atenas del Ecuador, la ciudad de los cuatro ríos que atraviesan la ciudad de Cuenca, que con entusiasmo inaugura su tren que recorre veinte y un kilómetros dentro del casco principal y turístico de la ciudad.

Este pequeño mal momento no tiene comparación con la lluvia de huevos que recibió el prófugo de la justicia, antes de abandonar el país en precipitada carrera, cuando ya era inminente una derrota electoral presintiendo la pérdida de su absoluto poder avasallador y corrupto.

Grave la reacción de la Ministra del Interior María Paula Romo, que acusó de cínicos e irresponsables de preparar un montaje utilizando a menores de edad, haciendo un tinglado del intento de agresión, pretendiendo continuar con el plan de paralizar el país.

Por informaciones se conoce que los huevos lanzados no cumplieron su cometido, uno cayó en la calle y el otro en la alfombra roja.

Lo que sí es un secreto, conocido por las autoridades, es quienes amenazaron con desestabilizar el país y crear el caos generalizado, además quienes son los fanáticos sumisos ovejunos que estarían dispuestos a cumplir las órdenes.

Le toca ahora a la Ministra María Paula Romo y al personal a su disposición que realice las pesquisas necesarias y detengan a los culpables.

Si eso no ocurre sería otra evidencia que seguimos en el continuismo disfrazado en un tongo mal armado por sus claras demostraciones en dejar las ofertas en el aire.

 

 

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.