Economía

Maiceros preocupados por la especulación que se avecina de precios beneficiándose los intermediarios

Según cifras del Ministerio de Agricultura, Ganadería, de Ecuador, durante el año 2020, en el país se sembraron 255.376 ha de maíz duro (grano seco), con una producción de 1.513.635 toneladas.

Cifras del Banco Central indicaron que el área de siembra de maíz duro de invierno, durante el primer trimestre de 2021, presentó cifras positivas, registrándose un crecimiento de 2%, porcentaje mayor al 4% que decreció la variable el año pasado.

Para esta cosecha de invierno aún no hay un dato cierto porque está en su etapa final, Moisés Grijalva, técnico experto en el cultivo que ha trabajado durante algunos años con este grano, cree que este invierno del 2022, se sembraron 15.000 hectáreas menos que en años anteriores por problemas económicos de los productores, notándose una merma de la cosecha en un 25 a 30 % debido a la falta de fertilización por los altos precios de los insumos a nivel mundial lo que hizo que aumentaran plagas y enfermedades. “Yo calculo que en esta cosecha tendremos más o menos un millón 325 mil toneladas del grano” expresó Grijalba.

Aunque el país históricamente ha sido deficitario en maíz, el técnico considera que se ha debido esperar a que termine la cosecha y conocer la realidad de esta temporada para hacer la importación que llego hace pocos días al país, ya que esto ha hecho que baje notablemente el precio, argumentando que el precio oficial no ha sido manejado de acuerdo a la realidad del país.

Por su parte, Raúl Aimacaña, productor de Buena Fe en la provincia de los Ríos, destacó a este medio que en su zona está por terminar la cosecha de invierno 2022, “ha sido complicado este año, hemos tenido muchos problemas en producción por su alto costo en fertilizantes y agroquímicos. En fertilizantes se nos incrementó en casi 700 dólares por hectárea, en agroquímicos 20%, semilla no fue mucho, pero sentimos el incremento” anotó.

El costo de producción, aduce el maicero, está en más de 2.000 dólares por hectárea tecnificada, el año pasado era de 1.500, lo que ha hecho que los cultivos estén expuestos a muchas enfermedades por desnutrición, nos ha golpeado bastante la mancha de asfalto, lo que nos tiene preocupados, bajaron los rendimientos y de remate el exministro de agricultura anterior autorizo la importación de maíz en plena cosecha. Nuestra situación no es buena. Ese maíz ya llegó hay una empresa que ya empezó a comprarlo con un precio más bajo, y ya casi vamos a terminar cosecha, asentó.

“Hoy me llamo un comerciante a ofrecerme más precio porque ellos saben que no van a tener grano, va a empezar especulación, el comerciante que capto grano lo va a volver a vender a mayor precio, la industria va a necesitar grano y lo va a sobre pagar y se lo sobre paga al comerciante no al agricultor” dijo.

Él cree que en el próximo ciclo va a ver escasez, no va a haber siembra adecuada, el agricultor no está fertilizando ni controlando enfermedades, falta mucho apoyo técnico no solo por parte del gobierno sino de todos los técnicos de las empresas, es impórtate que ellos puedan recorrer y recomendar para que los agricultores que no conocen puedan beneficiarse.

“Si se quiere tener suficiente maíz hay que dar crédito para invertir, acompañamiento técnico eficiente, no necesitamos técnicos comerciales, sino que conozcan del tema y ayuden al productor a resolver los problemas” recalcó.

En las siembras de verano habrá una merma del 30 a un 40% en la producción, y muchos agricultores bajarán las áreas de siembra para la próxima campaña, pero no habrá buena producción porque no hay como fertilizar.

Se deberían dar alternativas de siembra e incentivar el cultivo de girasol, soja y sorgo, acotó.

Tulio Donoso productor de Valencia también en los Ríos, insistió en que lo que más los ha afectado en este momento es el costo de producción, por lo que prevé una baja notable en las áreas de siembra de verano “el mayor problema lo tenemos en la cantidad de plagas y enfermedades que han aparecido, los más afectados fueron los pequeños productores que les bajo su rendimiento hasta en un 40%, por lo que quedaros desfinanciados, si no aplicamos fertilizantes, no hay como mejorar los rendimientos, lastimosamente los que van a tener muchos problemas y a lo mejor no podrán seguir cultivando son los pequeños productores” resaltó.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com