Opinión

Magro Cardona. Minoritaria, pero ya famosa

Irene Magro y Ana Cardona se conocieron en Madrid, en 2009, cuando trabajaban en Prada. Se hicieron amigas porque ambas tenían un sueño: crear su propia empresa y marca de moda. A la primera, que había estado seis años trabajando en una marca de bolsos en Nueva York, le daba igual qué tipo de producto iban a diseñar y fabricar. “A Ana, que había estudiado diseño de Moda, no; tenía claro que quería hacer zapatos de alta gama, de lujo si era posible”, explica Irene.

Lo curioso es que las dos mujeres, con una depurada sensibilidad estética, un profundo conocimiento de las tendencias en vigor y mucha experiencia en el mundo de la moda, no habían hecho un zapato en su vida. Eso sí, sabían qué zapato iban a diseñar y con qué materiales. Así crearon su empresa en 2014. La idea era recuperar la tradición artesanal del calzado made in Spain, con un toque vanguardista. Para ello, lo primero que hicieron, tras conseguir 50.000 euros, entre ahorros de la familia y amigos, fue buscar un patronista. Luego, talleres artesanales dispuestos a producir series tan cortas. Consiguieron uno en Elda y otro en Toledo, ”que se mostraron entusiasmados con nuestro proyecto”, recuerda Irene.

Después se pusieron a diseñar. Y se estrenaron a lo grande, nada menos que en la feria Première classe Tuileries, de Paris, donde atrajeron mucha atención, pero, ¡oh dios!, muy pocas ventas. “No logramos colocar ese año más que unos 70 pares”, explica la diseñadora. Luego las cosas fueron mejorando. El año pasado vendieron ya 1.500 pares y este año “esperamos superar los 2.000”, asegura Irene. Lo cual tiene su aquel ya que sus piezas no son baratas: entre 170 y 250 euros el par.

Pese a que aún venden poco, se han hecho ya con una marca. Magro Cardona aparece en las revistas de moda y estilo de vida, tiene numerosas referencias positivas entre las blogueras del mundo del zapato. Han aparecido incluso en revistas internacionales. Uno de ellos lleva el sugerente título de The arty retro style of Magro Cardona goes global.

Planes de expansión

Hoy venden en 18 tiendas, la mitad fuera de España –que representan el 70% de sus ventas–, en lugares como California o Japón. Y en sitios tan míticos como Anthropolgy, la web de lujo. Y, lo más importante, ya no pierden dinero. “Alcanzamos el breakeven (punto de equilibrio) el año pasado”, se regocija Irene, mientras detalla sus planes para los próximos años: potenciar la venta online, ir más ferias y abrir su primera tienda, en Madrid.

¿Cómo han conseguido tan rápida aceptación en un mercado tan exclusivo? Con un producto original y bien acabado, con materiales de primer nivel y a un precio adecuado, mirando bien sus costes y gastos y utilizando la externalización a tope. Casi no tienen empleados. El patronista y la fabricación están subcontratados y su agente comercial y la agente de prensa son profesionales independientes que cobran por servicio.

Fuente: www.emprendedores.es