Economía

MAG capacita a productores apícolas de Azuay para impulsar su desarrollo

Azuay,  La Escuela de Apicultura «Colmena», impulsada por la Dirección Distrital de Azuay, del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), cumplió su primera capacitación práctica, con el propósito de formar promotores de apicultura y fortalecer esta actividad en la provincia.

Desde su inicio, en la Escuela participan 85 personas, comprometidas con el aprendizaje continuo en el campo de la apicultura. Con un programa que incluye dos capacitaciones mensuales, hasta el momento se han completado tres sesiones teóricas. La primera etapa concluyó esta semana con la una experiencia práctica.

Los participantes aprendieron conceptos fundamentales y etapas del desarrollo de las abejas, entre otros aspectos clave de la apicultura. Sin embargo, el verdadero desafío llegó con la primera práctica presencial, llevada a cabo en un apiario situado en el cantón Cuenca.

Equipados con trajes y equipos de protección, muchos de ellos por primera vez, pusieron en práctica los conocimientos adquiridos, evidenciando así el valor de la formación teórico-práctica que están recibiendo en la escuela «Colmena».

El objetivo principal de «Colmena» es mejorar las capacidades de los apicultores locales para un manejo óptimo de colmenas y fomentar el desarrollo de la apicultura en la provincia. Esta visión es compartida por Gustavo Riofrío, presidente del Centro Agrícola Cantonal de Cuenca, quien participa activamente en la escuela con el fin de mejorar y tecnificar su producción apícola.

A nivel nacional, se efectuó la agenda para la construcción del Consejo Consultivo Apícola, en la cual participaron representantes de la provincia del Azuay, incluyendo a Javier Inga, uno de los estudiantes de la Escuela «Colmena». Este Consejo busca asegurar una representación inclusiva del sector apícola, desde las comunidades locales hasta el ámbito nacional.

La Escuela de Apicultura, de la Dirección Distrital del Azuay del MAG durará nueve meses. Al completar el programa, los participantes recibirán un certificado que valida su formación, además de establecer un vínculo continuo con el MAG, que ofrecerá asistencia y seguimiento técnico en las parroquias y cantones.

«Esta iniciativa responde a la creciente demanda de la actividad apícola en nuestra provincia, tanto por su potencial para generar ingresos adicionales en las fincas como por su importante contribución a la polinización de los cultivos», destacó Roxana Torres, directora Distrital del MAG en Azuay.