Internacional

Madre de secuestrado japonés pide al primer ministro que salve a su hijo

De verificarse, el video sería el tercero en el que está implicado Goto, un veterano reportero de guerra de 47 años.

La madre del hombre secuestrado por el Estado Islámico Kenji Goto pidió por su vida, después de aparecer un nuevo video en el que el periodista japonés decía que le quedaban 24 horas de vida a menos que Jordania liberara a una mujer que presuntamente iba a inmolarse.

La voz en el video agregó que a otro rehén, el piloto jordano Muath al-Kasaesbeh, le quedaba poco tiempo de vida. Japón confirmó la existencia del video a las 23:00 hora local (1400 GMT) del martes.

“Por favor salven la vida de Kenji. Les pido que trabajen con todas sus fuerzas en las negociaciones con el Gobierno jordano”, dijo la madre de Goto, Kenji Goto, en una carta al primer ministro, Shinzo Abe, que leyó en una rueda de prensa.

Abe dijo que el último video era “despreciable”. Pidió a Jordania que coopere en trabajar para una rápida liberación de Goto, pero prometió que Tokio no cedería al terrorismo.

Reuters no pudo verificar la autenticidad del video, pero el secretario jefe del gabinete Yoshihide Suga dijo que parecía mostrar a Goto. La voz en el video se parecía a la de Goto en otro anterior difundido durante el fin de semana, que los gobiernos japonés y estadounidense creen que es auténtico.

El tema de los rehenes es la crisis diplomática más profunda a la que Abe -que deber respetar la delgada línea entre aparecer firme pero no insensible- se ha enfrentado en sus dos años en el cargo.

“Mientras hacemos todos los esfuerzos para contribuir proactivamente a la paz mundial y a la estabilidad sin ceder ante el terrorismo, pondremos todos los medios en impedir el terrorismo en nuestro país”, dijo Abe a la Cámara Alta del Parlamento.

El ministro de Relaciones Exteriores japonés, Fumio Kishida, dijo previamente a periodistas que Tokio estaba haciendo todos los esfuerzos en la coordinación con Jordania para asegurar la liberación de los cautivos, pero declinó hacer comentarios sobre el contenido de las conversaciones.

En el primer video difundido la semana pasada, una persona con una capucha negra y un cuchillo dijo que Goto y Yukawa morirían en 72 horas si Japón no pagaba 200 millones de dólares al Estado Islámico. (Reuters/ La Nación)