Actualidad

Madre de María Belén Bernal cuestiona búsqueda de su hija en el Casitagua

Un ambiente desolador, de tristeza e impotencia había en el Teatro Universitario. A ese lugar llegó el féretro que guarda los restos de la abogada y madre de familia María Belén Bernal.

Con una calle de honor, decenas de personas esperaban al ataúd. En sus manos sostenían carteles con la fotografía de María Belén. La madre de la víctima, Elizabeth Otavalo, fue quien recibió el féretro. Estuvo acompañada de su nieto, familiares y amigos.

En el teatro retumbaban las voces de cientos de personas que exigen ‘justicia’ y piden que el caso de la abogada no quede impune.

En el teatro Elizabeth Otavalo lloraba a su hija. Anunció que recurrirá a instancias internacionales para continuar con las investigaciones.

«Hoy por hoy mi hija es un ángel, pero esto no termina aquí. Esto va a terminar cuando los malhechores hayan pagado su culpa. Mi hija es una víctima, ella murió dentro de la Escuela Superior de la Policía. Es un crimen de Estado», consideró.

Bernal fue atacada por su esposo el pasado 11 de septiembre. Luego de 10 días, el miércoles 21 fueron encontrados sus restos en el cerro Casitagua, en el noroccidente de Quito.

La madre de la víctima dijo que la muerte de su hija no puede quedar en la impunidad. Evitó hablar de los detalles de la autopsia.

Otavalo recalcó que durante las labores de búsqueda de su hija hubo inconsistencias. «Se supone que en los cuatro primeros días hicieron un barrido y ¡oh! sorpresa, ayer miércoles 21 de septiembre me comunican que a la una de la mañana habían encontrado algo, cuando yo no sabía que estaban buscando a esa hora.»

La madre de Bernal dijo que con la familia realizaron una veeduría durante los trabajos de búsqueda.

 

 

El Comercio