Economía

Lula Da Silva: “La región no puede retroceder”

Apuntó que todos los avances mencionados son importantes para la evolución histórica del proceso de integración, “pero no son suficientes.

El expresidente de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva, aseguró que América Latina no puede retroceder, pues ha logrado grandes avances en el presente siglo que le han permitido combatir la desigualdad, fortalecer la democracia y mejorar su economía.

“La región no puede retroceder”, afirmó Lula Da Silva durante una exposición en el seminario Integración y Convergencia en América del Sur, que se desarrolla en Guayaquil como preámbulo a una cumbre de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur) que se celebrará mañana y el viernes en esa ciudad y en Quito.

El expresidente de Brasil manifestó que en el presente siglo Latinoamérica logró salir del “mapa de la pobreza”.

“Hemos reducido considerablemente la pobreza y la desigualdad”, dijo Lula Da Silva, tras destacar que entre el 2013 y el tercer trimestre del presente año, el desempleo urbano en la región bajó del 11 al 6 % y el salario mínimo experimentó un aumento real del 20 % en casi todos los países suramericanos.

También destacó que los países que aplicaron políticas de redistribución de la riqueza, generación de empleo e inclusión social lograron un crecimiento económico por encima del promedio.

Lula Da Silva aseguró además que la región ahora está más preparada para afrontar crisis financieras como la que comenzó en 2008. “La mayoría de nuestros países rechazamos la receta de la recesión que causó empobrecimiento y pese a ello, algunos países de América Latina y el Caribe, según un estudio de la Cepal, logramos un crecimiento promedio del 7,8 % en la generación de empleo”, explicó.

Aseguró que América Latina ha realizado grandes esfuerzos para “abandonar el papel que nos habían atribuido en el pasado de meros exportadores de productos” y que el reto para el futuro es avanzar por el camino del conocimiento e identificar complementariedades en el proceso productivo. “Esta transición es crucial”, aseguró.

“Es por eso que nuestra capacidad de avanzar en la integración será determinante para que nuestros países puedan enfrentar esta nueva etapa de la crisis”, dijo.

Para confirmar la importancia de la integración, destacó que en conjunto los países de la región representan un bloque de 600 millones de habitantes y un producto interno bruto (PIB) superior a cinco billones de dólares. (Efe/La Nación)