Internacional

Lula cumple 70 años sin clima para festejos

 

Este lunes, la Policía Federal registró la sede de las empresas de uno de los hijos del exgobernante, Luis Claudio Lula da Silva, en una operación contra sospechosos de crímenes fiscales.

RÍO DE JANEIRO.  El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva cumplió hoy 70 años pero sin clima para festejos debido a que las investigaciones de casos de corrupción acorralan cada vez más a su círculo íntimo y a los sondeos que dan cuenta de que su índice de impopularidad alcanzó un nivel récord.

Voceros del Instituto Lula dijeron a Efe que el ex jefe de Estado (2003-2010) no tiene previsto participar en ninguna celebración por su aniversario y que lo conmemorará tan sólo con sus familiares.

El Instituto limitó la conmemoración a publicar en las redes sociales copias de los mensajes de felicitación recibidos por Lula, entre ellos uno de su sucesora y ahijada política, la presidenta Dilma Rousseff.

También fueron destacados los mensajes del expresidente francés Nicolás Sarkozy; del secretario ejecutivo de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África; Carlos Lopes, del director general de la FAO, José Graziano; del cantautor brasileño Chico Buarque y de algunos ministros y gobernadores regionales brasileños.

El clima de festejo fue aguado el lunes, en vísperas del aniversario, por la publicación de una encuesta del Instituto Ibope que muestra que el porcentaje de electores que dice que en ninguna hipótesis votaría por Lula para presidente subió desde el 33 % en mayo del año pasado hasta el récord del 55 % este mes.

El sondeo también indicó que el porcentaje de electores dispuestos a darle un nuevo mandato cayó desde el 33 % en mayo de 2014 hasta el 23 % este mes, que contrasta con la popularidad récord del 87 % que tenía cuando entregó el cargo en enero de 2011.

La imagen del ex mandatario ha sido golpeada por la crisis económica y política que enfrenta Brasil, con Rousseff en niveles mínimos de aceptación y el país en recesión, y por el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Algunos de los coletazos de las investigaciones por corrupción han salpicado a Lula y a miembros de su entorno íntimo.

Este lunes, la Policía Federal registró la sede de las empresas de uno de los hijos del exgobernante, Luis Claudio Lula da Silva, en una operación contra sospechosos de crímenes fiscales.

Las agentes responsables por la operación aprehendieron documentos con la intención de determinar la legalidad de un pago por unos 1,45 millones de dólares que una de esas empresas recibió por supuestos servicios a una consultora bajo sospecha.

Ello debido a que la consultora investigada es acusada de haber intermediado el pago de sobornos para que el Gobierno postergara los descuentos tributarios que favorecían a fabricantes de automóviles.

Igualmente ayer la Fiscalía admitió que investiga por el mismo caso al ex jefe de Gabinete de Lula Gilberto Carvalho, uno de sus colaboradores más cercanos.

Otro de su círculo íntimo en la mira de la Policía es el productor rural José Carlos Bumlai, acusado de haber intermediado por empresarios investigados por corrupción y de haber pagado por costosas reformas en la casa de otro hijo del exgobernante.

El propio Lula ha sido vinculado directamente a las investigaciones. Hace diez días, el ex jefe de Estado se presentó de manera voluntaria ante la Fiscalía para responder en un proceso en que se le investiga por supuesto tráfico de influencias a favor de la constructora Odebrecht después de concluir su mandato.

La Fiscalía abrió el pasado julio una investigación penal contra Lula por supuestamente haberse valido de su influencia, después de dejar la Presidencia, para hacer que el banco de fomento del Gobierno favoreciera a Odebrecht en negocios en países latinoamericanos y africanos.

La Corte Suprema también autorizó a la Policía a que interrogue a Lula, en calidad de testigo, por el caso de Petrobras, que ha salpicado a varios de sus colaboradores y aliados políticos.

La Policía Federal cree que Lula pudo haber “obtenido beneficios para sí mismo, para su partido, el PT (Partido de los Trabajadores), o para su Gobierno, manteniendo una base de apoyo partidista sustentada a costa de negocios ilícitos” en Petrobras.

Según versiones de prensa, Lula ha atribuido las acusaciones a la falta de control del Gobierno sobre la Policía Federal y ha hecho duras críticas a Rousseff, lo que no impidió que su sucesora publicara hoy en Facebook un largo mensaje de felicitación.

En el video, grabado como un mensaje oficial a los brasileños, la presidenta dijo ser “testigo” de la lucha con la que “transformó Brasil” y “permitió eliminar el flagelo del hambre” y convertir al país “en referencia internacional en el combate a la pobreza”.

“Una trayectoria a la que tengo orgullo de darle continuidad”, agregó la presidenta, quien se refirió a su antecesor como “mi querido Lula”, “socio de todas las horas”, “presidente que conquistó el corazón de los brasileños” y una de las pocas personas del mundo “reconocidas simultáneamente por los más importantes líderes y por las naciones y los pueblos”. (Efe/ La Nación)