Internacional

Lula acusa al presidente del Banco Central de «adversario» que hace política contra el Gobierno

SAO PAULO, El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, calificó hoy como un «adversario» político e ideológico al titular del Banco Central, Roberto Campos Neto, y pronosticó que la macroeconomía deberá volver «a la normalidad» cuando el funcionario deje el cargo, el próximo 31 de diciembre

Lula vinculó la política de alta tasa de interés de Campos Neto, designado por el expresidente Jair Bolsonaro en ese cargo y con mandato parlamentario por la ley de independencia del Banco Central, a los lucros que buscan los bancos privados.

«Vamos a tener que sacarlo (a Campos Neto) y designar a otras personas. Las cosas van a volver a la normalidad sin él, porque Brasil es un país muy confiable. Es el cuarto país en reservas internacionales, reservas que acumulamos en nuestros anteriores Gobiernos», dijo Lula a la Radio Mirante News, del estado de Maranhao (noreste).

Campos Neto fue designado por el expresidente Bolsonaro en 2021 y tiene mandato parlamentario hasta el 31 de diciembre de este año. Según Lula su política de tasas de interés está provocando una disminución en el ritmo de crecimiento del país, que es la principal economía de América Latina.

Lula elevó sus críticas contra el titular del Banco Central luego de que el miércoles pasado el Comité de Política Monetaria del ente emisor mantuviera la tasa de interés de referencia en un 10,5 por ciento anual.

«El presidente del Banco Central es un adversario político e ideológico y un adversario del modelo de gobernanza que tenemos. Fue nombrado por el Gobierno anterior y se empeña en demostrar que no le preocupa nuestra gobernanza, sino que se preocupa solamente con quienes se ha comprometido», dijo Lula.

Lula atribuyó la subida del dólar de las últimas dos semanas a un «nerviosismo especulativo», y en los últimos días se habría preguntado si la autonomía del Banco Central estaba colocada al servicio de la banca privada.

«Este nerviosismo especulativo que está ocurriendo no va a afectar a la seriedad de la economía brasileña. Nuestros bancos públicos están prestando mucho dinero. Los bancos (privados) no quieren dar créditos, quieren especular, ganar con esta tasa de interés», aseguró el fundador del Partido de los Trabajadores.

Lula deberá designar a un nuevo presidente del Banco Central con mandato de cuatro años, con base en la ley de independencia de la autoridad monetaria sancionada por Bolsonaro.

Por:  XINHUA