Deportes

Luka Modric no quiere irse del Real Madrid, quiere renovar un año más en el club de su vida

Luka Modric quiere seguir en el Real Madrid una temporada más y se está rebelando con su fútbol ante todos los que están dando por hecho que se desvinculará del club blanco el próximo 30 de junio.

Sus actuaciones ante el City y el Barça en las últimas semanas ponen de manifiesto que con Modric estamos a un futbolista vigente, lejos de la retirada que podría pensarse por la edad que figura en su DNI.

El croata demuestra partido tras partido que es un futbolista único y el debate empieza a instalarse en el Real Madrid. Porque aunque casi todos en el club daban por hecho su adiós, su rendimiento, sus ganas de seguir y el hecho de que aún no se haya producido conversación alguna provocan que ahora mismo, a 22 de abril, no se descarte ningún escenario.

Modric fue la sorpresa de Carlo Ancelotti en el once titular del Clásico y firmó un partido sobresaliente. Con el brazalete de capitán, Luka fue el líder futbolístico y espiritual del equipo para acabar tumbando al Barcelona y sentenciar LaLiga. Disputó el partido completo, sin ofrecer síntomas de flaqueza. Carlo prefirió quitar antes del terreno de juego a Kroos, Vini y Rodrygo, muy castigados en la batalla del Etihad, que a un Modric que se empeña en llevar la contraria a los que repiten una y otra vez que tiene 38 años y ha llegado su hora de dar un paso al lado.

El mejor 10 de la historia del Real Madrid renovó hace un año tras una conversación cara a cara con Florentino Pérez en la que jugador y presidente lo arreglaron rápido. Modric quería seguir y el presidente le puso encima de la mesa el mismo contrato que tenía. La duda es si esa fórmula se repetirá esta temporada. Por ahora, las partes no se han sentado a hablar y qué sucederá con el futuro de Modric es una incógnita, aunque el desenlace final no debe estar muy lejos en el tiempo, ya que a la temporada apenas le queda un mes y media si los blancos llegan a la final de la Champions.

Ofertas no le faltan

Luka lleva tiempo dando vueltas a su futuro, con un buen número de ofertas encima de la mesa, una del Dinamo de Zagreb anunciada en MARCA entre ellas. El año pasado, Arabia le tentó con 100 millones de euros, pero la prioridad del croata siempre fue seguir en el Real Madrid. El escenario se vuelve a repetir en 2024, si bien es cierto que Luka ha meditado aún más su decisión. Modric no quiere renovar porque sí, sino porque se siente útil e importante para el equipo. Y aunque es cierto que esta temporada no está jugando todo lo que esperaba, ha demostrado que sigue siendo un futbolista capital para el Madrid. También está aprendiendo Luka que no es necesario ser titular los 60 partidos de la temporada para ser un jugador importante. Y el mejor ejemplo lo encontramos en la última semana.

Modric fue decisivo ante el City saliendo desde el banquillo tanto en la ida como en la vuelta. En el Bernabéu salió con 2-3 en el marcador y con él sobre el césped se logró el empate a tres. En la vuelta, más de lo mismo. Luka entró al campo cuando más apretaba el City y fue el jugador que dio un poco de aire al Madrid en la prórroga. De la lección en el Clásico puede dar buena cuenta Xavi, que admitió que fue un futbolista determinante para que el Barça no tuviera tanta posesión de balón.

El Santiago Bernabéu tampoco duda de que Modric merece seguir en el Real Madrid. El croata sale a ovación por partido, por el cariño y admiración que despierta y por su talento. Porque Modric, a los 38, sigue impartiendo un clínic cada vez que juega. De ahí que su renovación no sea una locura, sobre todo si añadimos a su fútbol su peso en el vestuario. En plena transformación de la plantilla, con Mbappé a las puertas del vestuario, el joven Madrid aún necesita la guía de jugadores como Modric o Toni Kroos, los referentes de la plantilla.

Por: www. kchcomunicacion.com