Deportes

Luis Enrique: “No hay nadie que se pueda parecer a Leo”

El técnico asturiano y Sampaoli subrayan la capacidad de Messi para gestionar y decidir los partidos

ESPAÑA. Messi en boca de todos. La actuación del jugador argentino despertó elogios de unos y de otros. “La capacidad que tiene para jugar en cualquier posición y para interpretar el juego hace que nadie se le pueda parecer. La idea es buscarle lo máximo posible”, dijo Luis Enrique. “Aunque todos han estado a un nivel muy alto. Era necesario por la importancia que tenía jugar contra un rival directo”, puntualizó el entrenador del Barcelona. Luis Suárez le dedicó otro encendido elogio: “Messi juega de todo, puede ocupar cualquier posición. Siempre va a marcar la diferencia y busca espacios entre líneas”. Y Sampaoli, el entrenador del Sevilla, enfatizó la importancia del estado anímico del 10 azulgrana. “A veces dependes más de Leo que de lo que tú puedas hacer. Nosotros podemos tener una fórmula y en el primer tiempo conseguimos que no se le viera demasiado, pero cuando el juego empezó a partirse, él se encontró en una mejor disposición en el campo. Y con lo entusiasmado que se le ve… Cuando Leo se toma el partido muy en serio, como se lo tomó, es muy difícil frenarle, máxime cuando nosotros, en esa segunda parte, no pudimos controlar el juego. Además, su gol fue determinante en el aspecto anímico”.

Piqué, que no jugó en Sevilla, tuiteó: “Si el Balón de Oro se diera al mejor jugador del mundo, Leo lo tendría que haber ganado cada año desde el 2009. Otro nivel”. Vitolo también se refirió a Messi: “No lo voy a descubrir. Es el mejor jugador de la historia y está claro que sabe manejar muy bien los partidos. En la primera parte lo hemos controlado, salvo el gol. Y en la segunda, ha marcado diferencias”. Luis Enrique se mostró encantado con el juego de su equipo. Lo repitió varias veces. “Ha sido un partido bonito, con dos equipos que quieren gestionar el balón, con perfil ofensivo y que en defensa asumen riesgos y presionan. Eso significa partidos trepidantes y con ocasiones de gol, como ha sido el caso. Se ha vuelto a adelantar el rival y eso es un problema, pero lo hemos solventado de maravilla en la segunda parte”. El entrenador asturiano ponderó la importancia del resultado debido a que el Real Madrid había ganado su partido ante el Leganés y sumaba provisionalmente cinco puntos de ventaja. La victoria del Barcelona en Sevilla, deja la diferencia como estaba, en dos puntos. “Hemos competido de una manera perfecta incluso en momentos más delicados. Y hemos ganado en una jornada en que el líder había ganado y necesitábamos el triunfo para seguir la estela”. Y deslizó: “Yo espero y deseo que el Sevilla no pierda ningún partido más aquí en el Sánchez Pizjuán”. El Madrid jugará de visitante en la jornada 18.

Luis Enrique lamentó las oportunidades de gol que desperdició su equipo. “Justo antes de encajar el gol, tuvimos una. Entre Neymar y Luis (Suárez) se han hecho un pequeño lío, cosa no habitual. Y luego se han adelantado ellos con un pase a la espalda que nos han pillado. Hemos intentado cambiar cosas, hacer el juego un poco más pausado aunque por la calidad y el ritmo y las ganas de los dos equipos era difícil. Hemos hecho una segunda parte muy buena y hemos generado ocasiones que nos hubieran permitido cerrar el partido antes. Dar la vuelta al marcador en un campo como el Sánchez Pizjuán nos refuerza y nos da moral”.

Preguntado sobre la tarjeta amarilla que el árbitro le mostró a Messi, Luis Enrique indicó: “En estas cosas no sé qué pone el reglamento; es evidente que ha recibido una falta y se le ha roto la bota. Me imagino que el reglamento pone que tiene que salir del campo, pero los jugadores están en caliente y, a veces, el reglamento perjudica al jugador sobre el que se ha cometido la falta. Los árbitros tienen que aplicar el reglamento, pero es difícil. No ha sido nada destacado”.

El rendimiento de Denis

El entrenador asturiano, en contra de lo que es habitual en él, individualizó. “Me gustaría destacar a Denis Suárez. Ha aprovechado los minutos que le he dado y con un rendimiento altísimo. Eso es muy difícil cuando se sale desde el banquillo. Es lo que queremos de todos los jugadores y es un claro ejemplo de lo que es un profesional”.

Sampaoli admitió la derrota sin excusas. “Básicamente, cuando uno domina y no es contundente, no logra su objetivo. Nos dio la sensación de que hicimos un montón de cosas, pero no pudimos sacar ventaja y nos fuimos con 1-1 al descanso”. Pese a la derrota, el técnico del Sevilla no se mostró descontento con su equipo. “Ojalá tengamos la capacidad de seguir creciendo para jugar partidos contra equipos grandes de esta forma”, sentenció. (El País/La Nación)