Internacional

Lufthansa con más de 110 vuelos cancelados

La nueva huelga de pilotos afectará a 13 500 pasajeros y ha obligado a la compañía a  reservar habitaciones en hoteles

FRÁCFORT. La compañía aérea alemana Lufthansa ha cancelado 110 vuelos europeos y dentro de Alemania por la huelga de pilotos en el aeropuerto de Múnich, que afectará a 13 500 pasajeros.

Lufthansa informó de que mantiene todos los vuelos intercontinentales de largo recorrido pero prevé que se produzcan retrasos.

Los pasajeros afectados por las cancelaciones de vuelos podrán cambiar las reservas y volar a través de los aeropuertos de Fráncfort, Zúrich, Viena y Bruselas.

De este modo Lufthansa prevé que 2.000 pasajeros puedan llegar a sus destinos.

El sindicato de los pilotos Vereinigung Cockpit convocó a los pilotos de Lufthansa a una huelga para mañana, entre las 10:00 y las 18:00 horas, en el aeropuerto de Múnich, paro que se suma al realizado el pasado viernes en Fráncfort.

El director de la zona de Múnich de Lufthansa, Thomas Klühr, dijo que “esta huelga de los pilotos va a generar a nuestros pasajeros notables molestias, especialmente en la última semana de las vacaciones en el Estado de Baviera (la capital es Múnich), cuando se produce muchos viajes de regreso”.

Lufthansa ha reservado varios cientos de habitaciones en hoteles de Múnich y alrededores para los pasajeros que deban pasar la noche en la ciudad y también ha dispuesto camas en el aeropuerto para los que no puedan salir del aeropuerto por problemas de visado.

La huelga en Fráncfort, el principal aeropuerto alemán, afectó a alrededor de 25.000 pasajeros al obligar a la compañía a cancelar 218 vuelos durante las seis horas que duró el paro.

En un comunicado hecho público, el sindicato afirma que se ve “forzado” a convocar esta nueva huelga porque la empresa no ha presentado ninguna oferta aceptable a los pilotos, que desde marzo negocian con la dirección de la aerolínea la reforma de su actual derecho de jubilación anticipada.

En esta ocasión el aeropuerto elegido es el de Múnich, el segundo en importancia para la compañía, tras Fráncfort.

A finales de agosto fue Germanwings, filial de bajo coste de Lufthansa, la que se vio afectada por otra huelga de pilotos, que le obligó a cancelar 116 vuelos.

El sindicato reitera que está dispuesto a alcanzar acuerdos que eviten los paros y lamenta los trastornos que pueda causar a los pasajeros.

El principal punto de desacuerdo entre los pilotos y la compañía es la reforma de la jubilación anticipada a la que podían optar hasta ahora los 5.400 pilotos de la mayor aerolínea de Europa, y que paga la empresa.

El actual sistema permitía a los comandantes dejar de trabajar a partir de los 55 años con un 60 % de su sueldo base.

Según Lufthansa, los comandantes llegan a la jubilación anticipada con una edad media de 59 años y el objetivo es retrasarla gradualmente hasta los 61 años. (Efe/La Nación)