Internacional

Lucha contra minería ilegal de oro en Perú crea nueva ruta de contrabando

Casi todo el oro exportado de Bolivia fue enviado a Estados Unidos, según datos del Gobierno.

LIMA. La mano dura contra la minería ilegal de oro en Perú ha creado nuevas rutas de contrabando por su porosa frontera con Bolivia, con algunas bandas usando “mulas humanas”, carros blindados y avionetas para evadir su captura.

El oro es transportado a través de la selva, bosques y el lago Titicaca que comparten Perú y Bolivia, y es vendido a comercializadores del metal precioso para exportarlo desde la capital boliviana, La Paz, dijeron autoridades peruanas.

Bolivia, un productor de oro relativamente pequeño que no ha desarrollado nuevas grandes minas en el 2014, exportó oficialmente 24 toneladas de oro entre enero y agosto, según datos de la agencia de estadísticas de Bolivia. Eso es seis veces más el volumen de oro producido en los primeros siete meses del año y más de tres veces del volumen total exportado en todo el 2013, lo que ilustra cómo el oro peruano está siendo desviado.

El Gobierno del presidente peruano, Ollanta Humala, lanzó a fines del año pasado medidas drásticas para controlar la bonanza de la minería ilegal de oro de la última década, cuya actividad ha destruido miles de hectáreas de bosques amazónicos y ha contaminado sus ríos con mercurio.

Pero la proliferación de las rutas de contrabando en Bolivia muestra cuán difícil es erradicar la minería ilegal si no hay una mejor coordinación entre ambos países.

“Ellos se mueven mucho más rápido que nosotros”, dijo el intendente de control aduanero peruano Gustavo Romero, quien está investigando el comercio ilegal de oro.

“Cerramos una puerta y ellos ya han abierto otra”, agregó. Funcionarios de la aduana y autoridades del sector minero de Bolivia declinaron hacer comentarios.

Mineros de oro legal en Perú reportaron 178 toneladas de oro para exportación el año pasado al Gobierno. La aduana peruana sin embargo, registró exportaciones por 290 toneladas.

Una fuente del ministerio dijo que la diferencia de 112 toneladas, con un valor de unos 3.000 millones de dólares, fue mayormente atribuida a la extracción de oro por mineros ilegales que se filtraba a la cadena de exportaciones de Perú. (Reuters/ La Nación)