Opinión

Los tres carasucias de Buijo

Silvio Devoto Passano

sidepaderby@hotmail.com

El grupo lo conformaban seis chiquillos del vecindario de Buijo, cinco varones: Bryan Fariño, Eddy González, Jairo González, Xavier Morales, Marcelo Mora y una fémina María José Jaime, la primera aspirante a jocketa en nuestro país.

Salieron a correr hace poco más de un año, tres de los seis muchachos que vieron realizar el sueño de calzar las botas y tomar la fusta para vestir de jinetes, antes acudieron durante unos meses a recibir las enseñanzas de Harold Montero en un cursillo programado por la administración del hipódromo.

De ninguna manera eran las enseñanzas ideales ni el tiempo requerido para aspirar a mayores, pero cuando se tienen las ganas y en los genes existe la semilla productiva, en buena parte suplen, las fallas antes anotadas y el camino se allana para que puedan recorrer el difícil camino al “doctorado”.

Tres de ellos brillan con luz propia en las carteleras semanales del “Miguel Salem Dibo” y se acercan prontamente al profesionalismo, Jairo González, hijo del otro muy buen jinete Tomás González, Eddy González, hijo, sobrino y hermano de excelente látigos y buenos prospectos de la fusta, en su orden Manuel, Pablo, Manuel Jr. y Ronald, respectivamente y Xavier Morales, cercando también a los caballos desde su niñez.

Esta trilogía está llamada a hacer historia, todos tienen las condiciones para llegar a posiciones estelares, deben sacar provecho de la tecnología que permite disfrutar de las maravillosas exhibiciones que brindan los mejores jinetes del mundo diariamente a través de la televisión, la libertad de trabajo en las mañanas de Buijo y el apoyo de propietarios y profesionales que les confían sus montas.

En cuestión de “espantar” a los malos amigos, poner todo el empeño en el trabajo diario y salir a la cancha con una firme decisión, ganar carreras.

Al finalizar el semestre, cierre de esta edición, Jairo González y Xavier Morales registran 27 victorias cada uno y Eddy González suma 15, no nos extrañaría asistir en lo que resta del año a algún “bautizo”.

Sería agradable ver a estos “carasucias” lavarse el rostro en el herraje de ganadores al lograr su cuadragésima victoria.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.