Opinión

Los sicarios envidiosos…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Echar lodo con ventilador, parece usual en los mediocres que, carcomidos por el odio y la ruindad, solo tienen en sus vidas, buscar como causar daño, destruir vidas, ser canallas y vivir en las profundas grietas de la soledad…

Y ahora camuflados con nombres falsos, seudónimos, nombres de grupos, se presentan en las redes que, sin ningún filtro, también se hacen miembros de Facebook, Twitter, Instagram, y otras redes, para seguir en sus carreras de destrucción y pasión por la envidia.

Todo aquel que es designado para cualquier función que pudiese ejercer cambios y controles, inmediatamente es acribillado con las peores injurias y calumnias, haciendo lo mismo que los sicarios, matando con premeditación, saña y alevosía la honra y la dignidad de aquellos que cometieron el pecado de ser útiles y tomados en cuenta, para servir a los sagrados intereses de la Patria.

Cosa diferentes es por cierto, las denuncias públicas por el cometimiento de alguna infracción, por acción u omisión, que queda en algún cajón de los escritorios de los órganos de control y de la Fiscalía, como abono al sistema de corrupción imperante, del que muchos sabandijas y parásitos subsisten en la total impunidad, y desgraciadamente tienen la habilidad de ser simpáticos, codearse en todos los eventos sociales, salir en fotos y fiestas, y comerse al cuento e impresionar a muchos, pensando que podrán librarse de la justicia y de la ley divina..

A aquellos ciudadanos honestos y sobre todo a las instituciones que pertenecen y  se pretende ofender,  en pasquines infames que circulan tratando de destruir a la carrera de oficiales dignos y de honor,  a la Armada del Ecuador y a las FFAA en general, mi apoyó y defensa frontal como no podría ser de otra manera, y me refiero de manera particular directamente, al almirante Amílcar Villavicencio, que al ser designado para que dirija la ex SENAIN hoy centro de inteligencia subordinado al Ministerio de Defensa, es blanco de la diatriba, injurias y calumnias por cumplir con su deber…

Esperemos que los infames sean puestos ante la justicia, la libertad de opinión jamás puede ser sinónimo del libertinaje y el ejerció libre para que estos sicarios de la honra y de la dignidad, convivan como ciudadanos honestos y sanos…

Semper Fi.