Opinión

Los salvadoreños, víctimas de gobiernos llamados de derecha

La Historia de nuestra Nación El Salvador en materia electoral nos presenta un panorama desalentador resultante de las equivocadas decisiones de los salvadoreños que con su voto eligieron a gobernantes que al tomar posesión de sus cargos se olvidaron de sus promesas de campaña proselitista.

Prometieron crear trabajo, MILES DE PUESTOS DE TRABAJO Y DE LA NOCHE A LA MAÑANA EMPEZÓ EL DESPIDO DE EMPLEADOS Y TRABAJADORES DEL PODER EJECUTIVO Y GABINETE DE GOBIERNO, como también de empleados municipales administrados por ediles de su partido. Prometieron combatir el hambre y la pobreza con planes inteligentes, pero al final de sus periodos la pobreza mostraba una situación alarmante, aumentando el índice de la pobreza y de la extrema pobreza.

Prometieron inyectar más dinamismo a la micro, pequeña y mediana empresa, con créditos blandos, pero todo se quedó en promesas no cumplidas. Prometieron superar el abastecimiento de medicinas y servicios y en los hospitales públicos y clínicas asistenciales, como también construir nuevos hospitales y mejorar la estructura de los existentes, pero esto no se realizó y los préstamos internacionales aprobados fueron a parar al bolsillo de nuevos capitalistas.

Prometieron mejorar los programas educativos de nivel primario, secundario y universitario como el de capacitar al gremio magisterial, pero todo se quedó en proyectos y los programas de mejoramiento económico quedaron en el olvido. Prometieron mejorar los salarios de la clase trabajadora integrados al salario mínimo, pero los aumentos fueron de un 5 % por ciento igual a $12.50, lo que se consideró toda una burla en cuanto al costo de vida.

Prometieron darle la debida atención al SECTOR AGRARIO que es la fuente productiva de la dieta de los salvadoreños, como también generación de trabajo, pero todo se quedó en promesas. PERO TAMBIÉN GRAN PARTE DE LA TRAGEDIA DE LOS SALVADOREÑOS CON SUS DECISIONES ELECTORERAS no solo han sido las promesas no cumplidas, también ha sido la gran traición a sus ideales democráticos precisamente en los períodos de 1989 a 2009 gobernados por el partido político ARENA. Recordemos que en el año 1989 a 1994 fue cerrado el INSTITUTO REGULADOR DE ABASTECIMIENTOS (IRA) que era un pulmón en la economía de la familia salvadoreña.

Por decreto de ley se benefició al sector empresarial para que este dejara de pagar el Impuesto al Patrimonio y como premio, el Sistema Bancario administrado por el Estado desde su nacionalización fue privatizado devolviéndolo a sus antiguos dueños debidamente saneado.

En la administración de Calderón Sol se inició la PRIVATIZACIÓN DE LOS BIENES DEL ESTADO y fue así como el Patrimonio Nacional que era el Servicio de Telecomunicaciones y el Servicio de Electricidad fue negociado con personeros patrocinadores del partido político en el poder.

En la tercera administración de Francisco Flores Pérez como presidente, se continuó con los planes de privatización como también las ayudas internacionales recibidas de países amigos, consistentes en efectivo y materiales por los efectos de los terremotos del año 2001 y 2002, estas donaciones fueron a engrosar los capitales de miembros del partido de gobierno. También se realizó lo que dieron en llamar el robo del siglo y que fueron la creación de las empresas de seguridad conocidas como AFP a las que se afilió toda la clase trabajadora que estaba protegida por el Seguro Social.

En la administración de Elías Saca 2004 a 2009 se autorizaron préstamos internacionales para la construcción del Hospital de Maternidad, como también construir la carretera Diego de Holguín, pero todo se quedó en proyectos y dichos préstamos fueron a parar al bolsillo de dicho gobernante. Lo comentado en este artículo de opinión es parte de lo conocido por muchos salvadoreños que debido a su ignorancia prefieren agachar la cabeza como el avestruz y continuar formando parte del conglomerado de los ignorantes. Hermanos salvadoreños, por una vez en su vida revisen las páginas de la Historia de nuestra nación y en la próxima elección presidencial den su voto por el candidato que muestra más seriedad y respeto y amor por El Salvador.

Autor: Rafael Cabrera C.El Salvador