Economía

Los salarios empiezan a despertar y suben al mayor ritmo en más de una década en la Eurozona

Los salarios han comenzado a repuntar en la zona euro y lo han hecho con más intensidad de lo que se preveía. Aunque esta reacción del mercado laboral era de cierta forma previsible (tras meses (casi un año) de fuerte inflación y de escasez de trabajadores en ciertos sectores), los salarios negociados se han incrementado de media un 2,81% en el primer trimestre de 2022 (frente al 1,5% del trimestre anterior), según los datos publicados este martes por el Banco Central Europeo. Esta es la mayor tasa de crecimiento en trece años, es decir, desde el primer trimestre de 2009.

Con la inflación superando el 7% y las vacantes de empleo en máximos históricos, los expertos ya habían pronosticado que la reacción al alza de los salarios era cuestión de tiempo. No obstante, aunque el salto ha sido mayor de lo que se esperaba, los salarios aún siguen lejos de la inflación, por lo que la evolución de los salarios reales sigue siendo negativa (los trabajadores siguen perdiendo poder adquisitivo) la espiral entre precios y salarios sigue sin ser una amenaza real, por ahora.

https://flo.uri.sh/visualisation/10104751/embed

Según explican los economistas de ING en una nota, este es el indicador publicado por el BCE es el más fiable para analizar hacia dónde se dirigen actualmente los salarios. “El resultado ha sido un salto notable, mucho mayor de lo previsto. La combinación de un mercado laboral ajustado y la alta inflación actual proporcionan un fuerte argumento para que los sindicatos exijan salarios más altos y esto parece estar dando resultados en este momento”.

Los salarios seguirán al alza

Ahora, se espera que los sueldos siguen su tendencia alza. Por un lado, las vacantes de empleo siguen aumentando, generando situaciones muy complejas en ciertos sectores, donde las empresas compiten por atraer o ‘robar’ trabajadores (obviamente esto se hace ofreciendo mejores condiciones). Por otro lado, “dado que las negociaciones de salarios en Alemania más importantes tendrán lugar a finales de año, parece haber potencial para un mayor crecimiento salarial a partir de ahora”, aseguran desde ING.

No obstante, aunque este incremento inesperado alivia el golpe de la inflación que están sufriendo los hogares, “queremos enfatizar que el crecimiento del salario real sigue estando profundamente en territorio negativo en este momento. De modo que pese a la sorpresa positiva, esta situación seguirá conduciendo a un debilitamiento sustancial del consumo de los hogares en los próximos meses, según nuestras expectativas”, aseguran los economistas de ING.

¿Qué hará el BCE?

No obstante, esta subida de los salarios si puede funcionar como una especie de aviso para el propio Banco Central Europeo. Aunque Christine Lagarde ya ha anunciado que los tipos de interés subirán en varias ocasiones este año (terminarán en territorio positivo), si los salarios despiertan con más fuerza de lo previsto, el BCE tendrá que hacer más para controlar las expectativas de inflación.

“Para el BCE, este dato de los salarios es clave desde el punto de vista de los efectos de segunda ronda emergentes. Como se mencionó anteriormente, todavía estamos lejos de que surja una espiral de precios y salarios, pero el economista jefe del BCE, Philip Lane, mencionó que un crecimiento de los salarios al 3% es consistente con alcanzar la meta de inflación del 2% a mediano plazo. Alcanzar esto más rápido de lo esperado podría hacer que el BCE se preocupe más por la tendencia de la inflación por encima del objetivo durante más tiempo”, asegura la nota de ING.

La tendencia podría continuar. “Antes de la guerra de Ucrania, sosteníamos que la normalización del crecimiento salarial al 3% de media para este año y el próximo debería ser el caso base. Pero con la inflación aún más alta, los efectos de segunda ronda se están volviendo inevitables. Las ecuaciones salariales que utilizamos a principios de este año apuntarían ahora a un crecimiento salarial de un 3% este año, pero más cerca del 4%, o incluso más, el próximo, antes de que el descenso de la inflación general en 2023 vuelva a reducir el crecimiento salarial en 2024″, aseguran desde Bank of America Merrill Lynch.

Estas tasas de crecimiento en los salarios no se observaban en la zona euro desde comienzos de los años 90. Pese a ser un crecimiento salarial moderado, si se compara con los incrementos que se están viendo en EEUU o Reino Unido, un alza del 3,5-4% supondría el mayor salto de los salarios nominales (sin descontar la inflación) en la zona euro desde su creación.

Fuente: Revista El Economista