Ciencia

Los problemas del sueño tienen fuertes vínculos con la salud mental

Pero además del cansancio natural y decaimiento físico, aparecen también los trastornos mentales, asociados a la falta del correcto descanso.

EE.UU. Gran parte de la sociedad vive estresada y sin mucho tiempo libre. Además, duermen muy poco, por lo que la privación del sueño suele afectar su salud en el mediano plazo.

Casi uno de cada cinco estadounidenses sufre de algún tipo de enfermedad mental, según datos del Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU. Aún más sorprendente, es que entre el 50 a 80 por ciento de las personas que viven con enfermedades psiquiátricas típicas también informan de problemas crónicos del sueño, en comparación con menos del 20 por ciento de la población en general.

Mirando los números, parece claro que el sueño y la salud mental están conectados, pero la pregunta sigue siendo: ¿Cómo están conectados? ¿Son los problemas del sueño una causa de enfermedad mental, o, más bien, son un síntoma?

Los problemas del sueño pueden causar y ser un signo de depresión. “El sueño desordenado puede ser un síntoma y una causa de trastornos psiquiátricos”, explicó la doctora Ash Nadkarni, directora de Digital Integrated Care e instructora en la Escuela de Medicina de Harvard.

“Por ejemplo, en el trastorno depresivo mayor, los problemas con los despertares matutinos pueden ser un síntoma cardinal. Alternativamente, el insomnio se ha demostrado en estudios longitudinales para ser un factor de riesgo para el nuevo comienzo y la depresión recurrente”, afirmó el experto.

Los problemas del sueño pueden ser un síntoma y una causa de problemas mentales, como la depresión. Además, la salud mental influye en los hábitos de sueño, que influyen en su salud mental. Es como el dilema del huevo y la gallina. Eventualmente, es difícil decir cuál viene primero.

Sin embargo, algunos problemas de sueño son síntomas evidentes de un problema de salud mental. Flo Leighton, una enfermera psiquiátrica practicante en la ciudad de Nueva York, dice que el trastorno de estrés postraumático y el trastorno bipolar son dos ejemplos de enfermedades psiquiátricas que tienen efectos secundarios que alteran los patrones normales de sueño.

Por otro lado, algunos trastornos de salud mental, como la ansiedad, pueden ser desencadenados por el insomnio. El insomnio puede interrumpir los niveles de neurotransmisores esenciales en el cerebro, como la serotonina y el ácido gamma-aminobutírico (GABA), dos importantes reguladores del sueño. Cuando son expulsados, la ansiedad puede aumentar.

“Debido a estas interrupciones [químicas], tiene sentido que las personas que tienen una mala noche de sueño reportan cosas como tener más dificultades para concentrarse, no sentirse agudas y generalmente ser más fácilmente estresadas o irritables”, dice Leighton.

¿Podría la privación controlada del sueño ser la solución?

Con todos los datos de respaldo de la conexión entre la salud mental y el descanso, los nuevos estudios han encontrado que la cronoterapia puede mejorar los síntomas de la depresión.

“La cronoterapia es una manera de restablecer su ritmo circadiano. Se trata de cambiar el tiempo de ir a dormir y el tiempo que se levanta, sólo un poco, todos los días, hasta que haya restablecido su horario de dormir y despertar a donde usted quiere que sea”, explicó Nadkarni.

Cuando usted está teniendo problemas para caer o permanecer dormido, su cuerpo libera melatonina – una sustancia química que promueve el sueño – demasiado temprano o demasiado tarde. La cronoterapia ayuda a cambiar la liberación de melatonina al tiempo que su cuerpo lo necesita, y puede cambiar su estado de ánimo en el proceso. (Infobae)