Economía

Los préstamos ilegales o chulco crecieron 140% en los últimos cinco años

La crisis económica, la falta de acceso al crédito regular y la poca educación financiera han hecho que el 30% de las familias ecuatorianas hayan recurrido a los chulqueros.

“Me presionaban todos los días. Tenía que conseguir el dinero para pagar. Me llamaban o me mandaban mensajes poniendo plazos inmediatos, bajo la amenaza de quitarme mi carrito”. Aníbal Puma, taxista de profesión, pidió un préstamo a un chulquero para pagar un tratamiento médico de su hijo. Le dieron $200, pero pagó $600, es decir, 10% durante 30 días.

Según la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo, los créditos ilegales o chulco crecieron más de 140% en los últimos 5 años. Así, ese negocio pasó de mover $250 millones a más de $600 millones al año.

Sin embargo, esa solo es una estimación que puede ser incluso mayor con el impulso que les da el narcotráfico.

Alrededor del 30% de las familias ecuatorianas han acudido en algún momento a los chulqueros, los cuales básicamente entregan dinero en efectivo sin pedir garantías al deudor, quien se ve obligado a devolverlo en cuotas diarias con un interés alto.

Esta actividad tiene décadas de existencia, pero desde 2008 cada vez tiene más vinculación con lavado de activos.

Ana Lucía Mora, economista e investigadora en temas financieros, explicó que el plazo de pago en el Ecuador es de 30 días y la tasa de interés oscila entre el 10% al 40%.

Entre 150% y 200% más de pago
Un crédito de consumo en una institución bancaria o cooperativa puede llegar hasta el 15%, lo que significa que si se reciben $800, al cabo de tres meses se pagarán $820,08. En cambio, si se acude a un chulquero, el monto total podría llegar a los $1.280, es decir $428 cada mes.

“Los intereses hacen que el pago sea muy difícil de cumplir, lo que trae problemas en el entorno familiar, daños psicológicos y de salud. Incluso se puede llegar a perder negocios y bienes inmuebles”, aseveró Mora.

Los perfiles más buscados por los chulqueros son los comerciantes pequeños, comerciantes en los mercados, mujeres emprendedoras, adultos mayores y migrantes.

La modalidad más antigua es reunir un número determinado de personas para formar una especie de cooperativa informal en donde se escoge a alguien que firme el pagaré o letra de cambio. Todos los miembros vigilan los pagos. Esto se ve en los mercados, por ejemplo, en donde los vendedores tienen poca escolaridad (en el mejor caso la primaria) y no son sujetos de crédito en los bancos.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), menos del 30% de los microempresarios acceden a crédito formal y ese porcentaje baja a menos del 20% en el caso de las mujeres. Asimismo, un campo abierto para ese tipo de operaciones está en el hecho de que 3,2 millones de ecuatorianos no tienen acceso al sistema financiero formal. (JS)

 

 

LA HORA

Los préstamos ilegales o chulco crecieron 140% en los últimos cinco años | Diario La Hora