Opinión

Los poetas

Rita Frank (LA GITANA)

Desde Buenos Aires-Argentina para La Nación de Guayaquil-Ecuador

 

Los poetas pueden hacer un océano de un simple río turbio. Pueden hacer de una mariposa, la metamorfosis del mundo. Ellos saben cómo llegar al cielo y danzar entre nubes y música de lluvia.

Saben hacer que el viento sople en clave de sol, que hable la luna y existan gaviotas aterciopeladas. Los poetas pueden oír el sonido del silencio y dar vida a lo muerto. No solo saben de colores, también escriben con barro.

Poseen esa magia única que todo lo hace tangible. El poeta no tiene límites y vagabundea entre distancias y tiempos que son preciadas herramientas cuando su numen florece. El poeta tiene la suerte de poder fundirse en la naturaleza, cobrando alas, siendo aromas y hoja seca. Es el símbolo común de lo simbiótico y el bendito vómito de una catarsis. El poeta nace del éter de un Ser solitario, un alma de letras y una infinita mirada que engrandece todo aquello que ve.  ¡Ay, los poetas! ¡Seres raros, que dejan huella!