Internacional

Los periodistas franceses acusados de chantaje a Mohamed VI hablan de trampa

“No hubo ninguna petición de mi parte”, insistió Laurent al contar la primera entrevista que mantuvo con el abogado del palacio Hicham Naciri a comienzos de agosto en París.

PARÍS.  Los dos periodistas franceses imputados por haber tratado de chantajear al rey de Marruecos negaron las acusaciones de que quisieran cobrar 3 millones de euros para no publicar un libro sobre Mohamed VI, y denunciaron que lo que les ocurre es “una trampa” tendida por el palacio real.

Eric Laurent y Catherine Graciet se defendieron en sendas entrevistas publicadas hoy por “Le Monde” y “Le Parisien”, en las que insistieron en que fue el representante del rey, con el que estuvieron en contacto, el que propuso pagar por renunciar a un libro, supuestamente “explosivo” sobre Mohamed VI y su familia.

“No hubo ninguna petición de mi parte”, insistió Laurent al contar la primera entrevista que mantuvo con el abogado del palacio Hicham Naciri a comienzos de agosto en París.

Por el contrario, añadió que ese día fue Naciri el que “en un momento dado, me dice: ‘podríamos contemplar una remuneración, una transacción a cambio de la retirada'” de la investigación que iba a publicarse.

Además, hizo notar que esa cita se había originado con una llamada que él hizo a la secretaría particular del monarca, porque quería tener su versión sobre lo que iban a publicar acerca de la familia.

Para Graciet, ella ha caído “en una trampa” con la que Marruecos “ha querido deshacerse de alguien molesto para el palacio”, ya que lleva “diez años viviendo bajo la presión de los servicios de seguridad marroquíes”, con dos libros publicados que han sido prohibidos en el país.

Según la periodista, lo que preparaban con su colega Eric Laurent -el contrato con el editor preveía la publicación en el primer semestre de 2016- era “apocalíptico”, y trataba de “la familia real, sus querellas, su tren de vida”, con “escándalos muy grandes, incluso en el terreno penal”.

El hecho es que ambos fueron arrestados el pasado jueves en París sobre la base de las grabaciones hechas a instancias de la policía, en las que aparece que ambos periodistas aceptaron 80.000 euros en efectivo como avance de tres millones que esperaban recibir por la formalización de un contrato de renuncia a publicar nuevas investigaciones sobre Mohamed VI.

Al día siguiente, fueron inculpados por tentativa de chantaje al monarca, y se les impusieron medidas de control judicial.

Laurent se quejó de que estos hechos demuestran que Marruecos utiliza el territorio francés para dar golpes bajos: “antes para eliminar físicamente a sus oponentes, ahora para desacreditar profesionalmente a los que son críticos con el régimen y con sus derivas”.

En cuanto a por qué aceptaron el dinero, Graciet reconoció: “sí, me dejé tentar. Tuve un momento de debilidad. ¿Es humano, no? Todo el mundo se pregunta qué haría con dos millones de euros”.

Laurent, por su parte, explicó que atraviesa una situación personal difícil porque su mujer tiene “un cáncer generalizado” con un estado que se deteriora “día tras día” y que en ese contexto, con un libro cuyo contenido era “extremadamente sensible” para la monarquía en Marruecos, también pensó en que publicarlo podría favorecer la llegada de “una república islámica”. (Efe/ La Nación)