Opinión

Los peces gordos

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

La confidencialidad ha servido para que los peces gordos ya no se encuentren en el país, hasta ahora los obesos están disfrutando de sus ilícitas ganancias en la ciudad del sol protegidos por la impunidad, paseándose por las playas y haciendo vida de Gourmet por los restaurantes cinco estrellas de Miami.

Los otros procesados por el caso Odebrecht que se encuentran en el país unos ya están tras las rejas y otros con prisión domiciliaria entre ellos hay dos peces gordos, el primero olvidado y desconocido por su sobrino preferido, en litigio con sus propios abogados defensores, sus declaraciones podrían hacer tambalear a algunos personajes públicos y privados y el otro un ex Ministro que al comienzo fue defendido por el ex Presidente y hoy tiene embarcada a su familia en el lavado de una parte del dinero mal habido.

El actual Fiscal General del Estado está cumpliendo con fidelidad las directrices de su antecesor, tal cual como fueron diseñadas para dilatar los procesos y privar al país de conocer la verdad de los atracos y que el cirujano mayor no pueda extirpar el Cáncer que ya se está convirtiendo en metástasis.

La oposición todavía no es capaz de actuar con eficiencia y conseguir una prueba contundente que destape la red de corrupción.

Las opiniones vertidas en el medio son responsabilidad del autor.